ENTRE NOSOTROS > JUAN HENRÍQUEZ

¡Indignaos!

Señalo a Stéphane Hessel. Lo vi por primera vez en una entrevista televisiva en la que se hablaba del panfleto, manifiesto o proclama del que es autor: ¡Indignaos! Hessel, de origen alemán, tiene ahora 94 años, y sabe lo que dice. Otro dato biográfico es que en 1941 se unió al general De Gaulle en Londres para defender el programa del CNR (Consejo Nacional de la Resistencia) en la Francia ocupada por los nazis. Y, por último, señal inequívoca de su compromiso por la paz y la justicia, es que estamos ante el último superviviente que formó parte del equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El librito está prologado por José Luis Sampedro. Dos viejos revolucionarios reclamando a los jóvenes una insurrección pacífica.

Hessel lanza algunos mensajes interesantes, sobre todo a los jóvenes a los que alerta: “La peor actitud es la indiferencia, es decir, “paso de todo, ya me las apaño”. A continuación los insta a: “Mirad a vuestro alrededor, encontraréis los hechos que justifiquen a los inmigrantes, a los sin papeles, a los gitanos. Encontraréis situaciones concretas que os llevarán a emprender una acción ciudadana fuerte. ¡Buscad y encontraréis!”. Y culmina con un llamamiento apelando al espíritu de la resistencia francesa y sus ideales: “Coged el relevo, ¡indignaos! Los responsables políticos, económicos, intelectuales y el conjunto de la sociedad no pueden claudicar ni dejarse impresionar por la dictadura actual de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia”.

También arremete contra los medios de comunicación social, y formula: “Una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas, que no proponen otro horizonte para nuestra juventud que el del consumo de masas, el desprecio hacia los más débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos”.

Es el propio Hessel el que afirma: “Los medios de comunicación están en manos de la gente pudiente”. Y el término “pudiente” lo aclara Sampedro: “Los que se han apoderado de lo que es de todos”. Lo que no pasó por la cabeza de Stéphane Hessel es que su alegato iba a bombardear todas las redes sociales de internet, precisamente habitadas en su mayoría por esos jóvenes a los que reclama una insurrección pacífica.

Aunque puede que esté equivocado, el panfleto de Hessel impulsa el nacimiento del movimiento Democracia Real Ya, a partir de cuyo manifiesto y movilizaciones convocadas a través de internet y de mensajes de móviles se están produciendo las concentraciones en las plazas de las ciudades españolas más importantes. Está claro que el sistema democrático necesita de una profunda renovación, pero ante esa posibilidad los poderes establecidos se hacen los sordos.

¡Jóvenes del mundo!, espero que el camino emprendido no se quede en un mero espectáculo de ocio, continuad la reposada rebeldía hasta que logréis ser escuchados por quienes tienen la obligación de reformar los obstáculos del sistema. Muchas de vuestras reivindicaciones las hago mías. ¡A por ellos!

juanguanche@telefonica.net