X
LIGA DE CAMPEONES >

A por el póquer europeo

   

El delantero argentino del FC Barcelona, Lionel Andres Messi durante el entrenamiento que el equipo ha realizado este viernes en el estadio de Wembley. / EFE

FRANCISCO ÁVILA (EFE) | Londres

Dos años después, Barcelona y Manchester, dos de los notables del concierto europeo, se vuelven a citar en la final de la Liga de Campeones, un partido plagado de simbolismo para ambos que se juega en Wembley, en la casa del fútbol, allí donde culés y ‘red devils’ conquistaron su primer gran cetro continental.

Se vieron las caras en 2009, cuando los de Pep Guardiola ganaron con suficiencia (2-0), y volverán a estar frente a frente hoy. El Barça y el ManU lucharán por su cuarta Copa Europa y por subir un peldaño más en el escalafón europeo para igualar con el Bayern de Múnich y Ajax de Amsterdam, poseedores de un póquer de Copas de Europa.

Ganando o perdiendo, el Barcelona ha demostrado que está inmerso en una ola triunfal, en un ciclo victorioso. Mirando hacia atrás, su hoja de servicios en Europa demuestra que está en su mejor momento.

Guardiola: Debemos jugar mejor de lo que lo hicimos en Roma en 2009

Campeón en 2006 y en 2009, semifinalista en 2008 y en 2010 y finalista en la presente edición. Nunca, un equipo históricamente ciclotímico, como ha sido el Barça, ha presentado estos números, por lo que parece que, por una vez, no tendrá hoy la angustiante tensión de salir al campo con el peso de la responsabilidad absoluta de ganar.
En la alineación barcelonista no parece haber muchas dudas. Como mucho la posibilidad de que Guardiola dé entrada en el eje defensivo a Javier Mascherano y que Abidal se quede de salida en el banquillo, siendo así, Puyol jugaría de lateral zurdo.

No hay más. Valdés, que lucirá un jersey verde en honor al que Zubizarreta vistió en la final de hace diecinueve años, será el portero titular. Dani Alves, que se perdió la final de hace dos años en Roma por una sanción, jugará por la izquierda, Piqué espera acompañante en el eje defensivo -seguramente Puyol-, y por la izquierda sólo la falta de ritmo de Abidal pone en entredicho su alineación.

Ferguson: Llegamos en un gran momento de forma; imposible estar mejor

A partir de la defensa, no debe haber sorpresas. Sergio Busquets, Xavi Hernández y Andrés Iniesta, en la media. Delante Pedro Rodríguez, David Villa y Leo Messi.

El argentino está llamado a ser el elemento desestabilizador de la final. El dos veces ganador del ‘Balón de Oro’ europeo está ante un gran reto. No ha conseguido marcar un gol en Inglaterra y mañana tendrá una ocasión inmejorable para quitarse una de las pocas ‘espinitas’ que le deben quedar en el fútbol a nivel de clubes.

Por parte inglesa, Alex Ferguson sólo tiene una duda: el lateral derecho. En partidos de corte más defensivo, el United ha contado con John O’Shea, aunque lo habitual es que le dé protagonismo a Fabio o Da Silva.

Si Ferguson se decide por el irlandés en lugar de alguno de los dos brasileños, el planteamiento defensivo del ManU será evidentemente defensivo.