X
LÍNEAS DE MÁS > POR GERARDO DANIEL SETTECASE

Argentina ya vivió su 15-M

   

Los argentinos explotaron en su propio 15-M a mitad de diciembre de 2001, cuando el expresidente Fernando de la Rua (1999-2001) decide restringir la disponibilidad de los fondos que tenían en los bancos -conocida como corralito-, para garantizar la supervivencia de dichas entidades que, durante la década anterior, vivieron una fiesta similar a la que hoy vemos en el resto del mundo con idénticas consecuencias: paralización de la inversión, del crédito público y privado, exigencia de pago de deudas nacionales y otras menudencias que acaban siempre con la caída del PIB, más desempleo, menos salarios y menos pensiones.

El resultado fue lo que los argentinos bautizaron como el movimiento Que se vayan todos, idéntico a esta Democracia Real Ya.

También en Argentina lo que los aglutinaba era la convicción de sus participantes de que, según como estaba estructurada la sociedad, el poder que la administraba, y quienes lo hacían (políticos, empresarios, financistas, sindicalistas, etc.), unos pocos disfrutaban y el resto pagaba la fiesta. El proyecto argentino fracasó, dejando estéril el sacrificio. Especialmente el de los 39 muertos a raíz de la represión.

La causa de ese fracaso -que deben ahora eludir los integrantes de la experiencia española- fue la intromisión de los partidos políticos y de sectores violentos de una izquierda y una derecha que aún hoy sueña, en ese país sudamericano, con entrar a degüello en la Casa de Gobierno y las sedes de los principales partidos políticos, bancos y grandes empresas, tomando el control “en nombre del pueblo”. Pueblo que, al no tener idea de quienes son estos salvapatrias, los desconocen como referente.

Al verse desbordados por ellos, los verdaderos fundadores de ese 15-M argentino abandonaron las asambleas que reunían -al igual que hoy en España- a amas de casa, estudiantes, trabajadores, jubilados y desempleados entre otros afectados por la crisis. Este Democracia Real Ya debe tomar nota de esos errores porque esa invasión ya está ocurriendo, por ejemplo, al seguir bloqueándose el acceso a grandes comercios en plaza Puerta del Sol sólo por serlo, y porque se ha invadido un canal de televisión en Murcia con consignas poco apolíticas. Cuidado. Por culpa de esos infiltrados que nada tenían que ver con las reivindicaciones iniciales, en Argentina no se fue nadie y hoy gobiernan los mismos; administran los mismos. Es decir, los responsables de la crisis que generó ese 15-M argentino siguen disfrutando de los beneficios de que los argentinos les paguen la fiesta. Y aquí puede ocurrir lo mismo.

gerardoctkc@gmail.com