X
LA COLUMNA > POR MANUEL IGLESIAS

Bermúdez termina con buenas cifras

   

El mes de abril registró el mayor incremento de turistas en Tenerife desde 1994, con un total de 1.173.488 pasajeros, lo que supone un 31,7 por ciento más de viajeros respecto al mismo mes de 2010, según el todavía vicepresidente del Cabildo de Tenerife y consejero insular de Turismo, José Manuel Bermúdez.

Hay que remontarse unos diecisiete años para encontrar cifras similares, indicó Bermúdez, quien dijo que los datos presentados son “extraordinariamente positivos”, pues Tenerife ha experimentado un crecimiento total de pasajeros del 9,7 por ciento (más de siete millones de visitantes) en la temporada de invierno.

Los números son importantes, pero en el acto en que se transmitieron se producía también un hecho singular, como es el que tal vez sea la última rueda de prensa de José Manuel Bermúdez como titular de la Consejería insular de Turismo, ya que a partir de este domingo sólo permanecerá en el cargo en funciones hasta que llegue la nueva corporación, en la que ya no va a continuar.

Al margen de cuál será el resultado de los comicios al Ayuntamiento de Santa Cruz, donde José Manuel Bermúdez es candidato y, según las últimas encuestas, cuenta con opciones para lograr la Alcaldía, este político cierra una etapa en el Cabildo en la que ha tenido responsabilidades importantes e, integrado en el equipo de Ricardo Melchior, ha desarrollado cometidos con trascendencia.

Entre otros, se ha ocupado de la conclusión del Auditorio de Santa Cruz, ha llevado la dirección política de la obra del tranvía Santa Cruz-La Laguna, la expansión de los campos deportivos, etcétera, pero lo que más relevancia tiene en la actualidad inmediata es el resultado de su trabajo en la Consejería insular de Turismo y la presidencia de Turismo de Tenerife (ente en el que, por cierto, la Gerencia fue llevada por Alberto Bernabé, que hoy es el número tres de su lista), con la conclusión del mandato con cifras que van hacia arriba y se contraponen a la sensación de crisis generalizada que nos invade.

Obviamente, el éxito no es sólo suyo, sino de los agentes varios que mueven el sector, pero también tiene que ver mucho la gestión política que se hace desde una institución como el Cabildo, tradicionalmente motor de las campañas de promoción y propaganda exterior desde la época del Patronato de Turismo, y encargada de reunir y de canalizar los esfuerzos de gran parte del colectivo empresarial.

No se sabe si para Bermúdez se abrirá o no una nueva etapa de responsabilidad en el Ayuntamiento de Santa Cruz, pero sería injusto no reconocerle en estos momentos en que deja la corporación los méritos con los que cierra su capítulo en el Cabildo, algo que en cierta manera ya se reflejó en el homenaje que le ofreció Ashotel hace unos días y que contiene implícitamente el aprecio a su gestión.