X
CÁMARA ALTA > ANTONIO ALARCÓ

Día de Canarias

   

El 30 de mayo de 1983 el Parlamento de Canarias celebró su primera sesión plenaria después de que en octubre de 1982 el Boletín Oficial de Canarias publicara el Estatuto de Autonomía. Han pasado 28 años y las cosas en las Islas han mejorado y mucho. Aunque ahora no nos lo parezca por la crisis económica que padecemos, desde hace ya varios años el Estado de las Autonomías ha permitido un desarrollo sin precedentes en la historia de España, del Archipiélago y de Tenerife.

Somos ahora una región mucho más cohesionada e igualitaria, con mejores servicios públicos (sanidad, educación y conectividad) y, por lo tanto, con un Estado del Bienestar mucho más evolucionado que ha permitido a todos los que vivimos en estas Islas cumplir, en gran parte, nuestros proyectos vitales.

Ahora, la recesión económica que atraviesa el país ha hecho que las cifras de paro alcancen niveles nunca vistos y que muchas familias se encuentren en situaciones muy complicadas, algunas al borde de la exclusión social. Nosotros queremos trabajar para que esto cambie y no cejaremos en el empeño de hacer efectivo tanto el artículo 35 de la Constitución Española, que establece que “todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo”, como su Capítulo 3, en el que se afirma que “los poderes públicos aseguraran la protección social, económica y jurídica de la familia” y “promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica”.

Queremos devolver las instituciones a los ciudadanos y qué mejor día para reivindicar esto que el Día de Canarias. Debemos aprovechar esta efeméride para recordar que símbolos como la bandera y el escudo de las Islas, el himno, el folklore o sus iconos naturales son de todas y cada una de las personas que habitamos esta tierra. No son propiedad de nadie, por mucho que algunos intenten apropiarse de ellos con discursos falaces y carentes de sentido.

Canarios somos todos y nosotros, que no tenemos ni una célula nacionalista, también. Entendemos que la canariedad no se otorga en función de la opción política que representes; nadie tiene el poder para dar o quitar algo que es de todos y que tiene que ver con el amor hacia una tierra que nos hace más grandes; pero a la que también debemos mirar con perspectiva.

No podemos permitir que el Teide, por poner un ejemplo de una de las maravillas de las Islas, nos impida ver con claridad los problemas que nos afectan y preocupan y, para ello, para hacer un diagnóstico certero que nos conduzca a los remedios y medidas adecuados, es importante poner distancia.

Las grandes soluciones a los problemas de Canarias son europeas y nacionales, nunca nacionalistas; y hay multitud de ejemplos que acreditan esta afirmación. Estamos convencidos de que la isla no es el fin, debemos ser capaces de mirar más allá; no podemos ponernos límites que no existen y olvidar que Canarias, por su posición geoestratégica entre África, Europa y América, siempre ha estado a la vanguardia. Ahora en un momento tan crucial como el actual debemos estar a la altura de las circunstancias.

Desde las administraciones públicas no podemos administrar la inercia, debemos ser proactivos y luchar para aportar soluciones que permitan paliar las duras consecuencias de la difícil coyuntura económica que padecemos. Tenemos que cambiar el sentimiento de conservar por el de conseguir y divulgar la idea de que juntos, los canarios, valemos más que separados. Un ejemplo de ello, nos lo pusieron hace poco las dos universidades canarias que, sumando esfuerzos, ideas y proyectos, lograron que el Campus Atlántico Tricontinental obtuviera la denominación de Campus de Excelencia Internacional de ámbito regional. Un hito histórico que, sin lugar a dudas, supondrá un antes y un después tanto en la educación superior de las Islas, como en el desarrollo de la investigación, la ciencia y la tecnología.

Por último, no podemos dejar de reconocer la importante aportación que todos los partidos democráticos han hecho al desarrollo de Canarias en todo este tiempo. Pero también queremos añadir que, bajo nuestra perspectiva, el Archipiélago debe ser gobernado desde una óptica amplia y no restrictiva que nos sitúe en el Mundo, en Europa y en España, porque somos, canarios, españoles y europeos al mismo nivel y porque estas perspectivas se complementan y enriquecen mutuamente.

*Senador del PP por Tenerife, vicepresidente y consejero de Sanidad del Cabildo de Tenerife.
alarco@tenerife.es