X
SUCESOS >

Diez meses de cárcel para el matrimonio acusado de tratar de vender a su bebé en Murcia

   

EFE | Murcia

El Juzgado de lo Penal número 2 de Murcia ha condenado a diez meses de prisión a F.N. y a su esposa, C.S., que fueron detenidos el pasado 28 de abril en Alcantarilla (Murcia) cuando intentaban vender a su bebé, de cinco meses, por 5.000 euros.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, condena también al primero al pago de 720 euros de multa por dos faltas de lesiones cometidas cuando agredió a dos agentes de la Policía Nacional de Alcantarilla poco después de su detención, a cada uno de los cuales deberá indemnizar con 75 euros por las heridas sufridas.

El juzgado declara como hechos probados que el intento de venta de la niña fue presenciado por una vecina que declaró como testigo en el juicio y que, “sin ningún género de dudas”, identificó a los acusados como los autores de los hechos.

Esta testigo añadió que cuando paseaba por la zona pudo observar cómo los acusados ofrecían en venta a su bebé a otra vecina, y que escuchó con claridad la expresión “si la quiere, se la vendo”.

La sentencia señala que no es creíble la versión dada por los detenidos, ambos de nacionalidad rumana, que alegaron en su defensa que “se trataba de una broma”.

Afirma también que durante la instrucción de la causa y en el juicio incurrieron en contradicciones, una de ellas, la referida al número de personas a las que intentaron vender a la hija.

Destaca también el juzgado que cuando le preguntaron el número de hijos que tenía, “ni siquiera coincidieron en el sexo de ellos, ni en sus edades, ni en sus nombres, datos que no son objeto de equívoco para ningún padre”.

Finalmente, F.N. es condenado también a 15 meses de prisión por un delito de atentado, que se produjo cuando el marido, que se encontraba ya en los calabozos de la comisaría de la Policía Nacional, pidió ir al retrete, y “al serle abierta la puerta del baño, se abalanzó sobre ellos y les dio puñetazos y patadas, al tiempo que les decía que cuando los viera por la calle los iba a matar”.

Al matrimonio se le inhabilita para el ejercicio de la patria potestad durante dos años. Al descubrirse los hechos, la tutela de la pequeña fue asumida por los servicios del menor del Gobierno autonómico de Murcia.