X
ANTETITULO CONFLICTO LIBIO >

El fiscal de la Corte Penal Internacional pide órdenes de arrestro contra Muamar al Gadafi y su hijo Saif

   

EFE | La Haya

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, ha solicitado hoy órdenes de arresto contra el líder libio, Muamar al Gadafi; su hijo Saif al Islam y el director de la inteligencia militar del régimen, su cuñado Abdulá al Senusi, por supuestos crímenes de lesa humanidad.

En una rueda de prensa, Ocampo ha asegurado contar con pruebas que muestran que Gadafi ordenó “personalmente” ataques contra civiles y sigue haciéndolo en estos momentos.
Según el fiscal, las fuerzas del régimen “atacaron a gente en sus casas y las vías públicas, dispararon a manifestantes con fuego real, usaron armamento pesado contra participantes en funerales y situaron francotiradores para matar a los supervivientes”.

Ocampo ha explicado que Gadafi trata con ello de “preservar su autoridad absoluta”, un poder que está utilizando para ordenar acciones que, para la Fiscalía, suponen “crímenes contra la humanidad”.

Las investigaciones del fiscal y su equipo han concluido que el coronel confía en su “círculo más íntimo” y por ello Ocampo ha solicitado hoy a los jueces de la CPI la emisión de órdenes de arresto contra su hijo y su cuñado.

Saif al Islam -considerado antes del estallido del conflicto como el sucesor de Gadafi- es, según Ocampo, el “primer ministro de facto” en Libia.

Mientras, Abdulá al Senusi -casado con una hermana del líder- es la “mano derecha” del dictador y el “ejecutor” de sus órdenes desde su puesto como jefe de la inteligencia.

Anteriormente, Senusi fue condenado en rebeldía a perpetuidad por su implicación en el derribo de un avión de Pan Am sobre la localidad escocesa de Lockerbie.

Ahora, corresponde a los jueces del Tribunal emitir las órdenes de arresto, denegarlas o solicitar más información a la Fiscalía.

La de Libia es la segunda investigación abierta por la CPI a instancias del Consejo de Seguridad de la ONU, que en 2005 solicitó al tribunal analizar presuntos crímenes de guerra en la región sudanesa de Darfur.

Rusia solicita el alto el fuego

Rusia pidió un inmediato cese de la violencia y el inicio de las negociaciones entre las partes en conflicto en Libia, al tiempo que apoyó la iniciativa de la Unión Africana (UA) de trazar una hoja de ruta para el arreglo político del conflicto.

“Abogamos por que el derramamiento de sangre cese de inmediato para que, en interés del pueblo libio, sus vecinos y toda la comunidad internacional, el proceso retorne a su vía política”, señaló Lavrov en rueda de prensa, según las agencias rusas.

Rusia, añadió, es partidaria de “iniciar las negociaciones sobre cómo crear una nueva Libia y poner en marcha las esperadas reformas”.

Lavrov aseguró también que las resoluciones 1970 y 1973 deben ser estrictamente observadas y las potencias occidentales no deben excederse en la aplicación del mandato internacional emitido por el Consejo de Seguridad de la ONU. “Los excesos en la aplicación de esos mandatos que ahora se observan deben cesar”, dijo.