X
CASO ISABEL CANINO >

El jurado considera por unanimidad a Salvador culpable del asesinato de Isabel Canino

   

Una imagen del juicio que finalizó hoy en Santa Cruz de Tenerife. | ESTEFANÍA DE LA HOZ

EFE | Santa Cruz de Tenerife

El jurado ha considerado por unanimidad en su veredicto que Salvador Morales es el asesino de Isabel Canino, cuyo cadáver fue encontrado en marzo de 2009 en una fosa séptica de una vivienda de La Laguna (Tenerife) y le achacan dos agravantes; el de parentesco y alevosía.

El fiscal y el abogado del Estado le acusan de asesinato y le piden 20 años de prisión y 250.000 euros de indemnización para la familia mientras que la acusación particular solicita el mismo tiempo de cárcel y 500.000 euros para sus padres y 100.000 para su hermana.

El portavoz del jurado aseguró que ha quedado demostrado que el ahora condenado ató las manos de Isabel Canino con una brida y la asfixió con otra, impidiendo que ella pudiese defenderse.

Tras esto, prosiguió el jurado, Salvado M. la ocultó en la fosa séptica de su casa durante 72 días, hasta el 28 de mayo de 2009, fecha en la que encontraron el cadáver.

Descartaron la existencia de una tercer involucrado en este asesinato, pues el asesino se trata de una persona “celosa” que jamás hubiera permitido que Isabel Canino se quedara a solas con otro hombre, agregaron.

La muerte le fue causada “en muy poco tiempo” y por “asfixia mecánica”, detalló el portavoz del jurado, al tiempo que le achacó al acusado “seguir haciendo su vida normal” después de asesinarla y sellar su lápida con baldosas para que no se pudiera advertir su presencia.

“Cuando le colocó y le cerró la brida en el cuello lo hizo de manera sorpresiva e inesperada, sin que Isabel pudiera hacer nada para evitarlo”, subrayó.

También creen demostrado que Salvador M. e Isabel Canino mantuvieron una relación extra matrimonial, llegando a convivir juntos como pareja durante un año, lo cual “hace que su conducta sea más reprochable”.

Después de diez días de juicio, el jurado popular, formado por nueve personas de diferente sexo y edad, ha determinado hoy que Salvador M. es el autor del asesinato de Isabel Canino, con quien mantuvo una relación “hasta el día de su muerte”.

Las declaraciones de los testigos y los estudios forenses han llevado al jurado que participó en este juicio a decidir la culpabilidad de Salvador M. quien en el último día del juicio volvió a insistir entre lágrimas que él no la mató aunque escondió su cadáver durante 72 días.

La defensa de Salvador M. reconoce el agravante de parentesco para lo que pide la pena mínima de 17 años de cárcel y 90.000 euros de indemnización.

A lo largo del juicio, la defensa ha insistido en que no hay pruebas suficientes que indiquen que él fue quien mató a Isabel Canino y ha acusado a los testigos de “mentir descaradamente”.

Pese a que el jurado ha descartado la existencia de una tercera persona, el abogado de Salvador M. ha criticado que no se haya localizado “al informático” al que su defendido señala como el autor del asesinato de la que fue su pareja sentimental y laboral en la empresa de transportes Titsa.

Más de cien testigos, muchos de ellos compañeros de trabajo del asesino y la víctima, han pasado durante estos diez días por el juicio, en el que también ha intervenido la hija y el hermano de Salvador M.

Uno de los testimonios clave fue el de la exmujer del que era el nuevo compañero sentimental de Isabel Canino, Y.C., quien recibió una llamada de la víctima con “voz muy bajita y débil” para anunciarle la infidelidad el mismo día que la mataron.

Otra de las testigos, una vecina de Isabel Canino, N.R., aseguró que los malos tratos y las peleas fueron regulares entre ambos y que la asesinada le llegó a decir que le tenía “un pánico terrible” a Salvador M.

Tras el veredicto del jurado y frente a las puertas de la sala donde se ha celebrado el juicio, Eladia Canino, la hermana de Isabel Canino, afirmó estar “satisfecha, no contenta” tras conocer que el jurado ha considerado en su veredicto que Salvador M. es el asesino.

En los próximos meses se volverá a celebrar otro juicio en el que se juzgará a Salvador M. por los supuestos malos tratos físicos y psíquicos que le propició a Isabel Canino, por lo que le piden tres años de prisión el fiscal, el abogado del estado y la defensa.