X
PACTOS DE GOBIERNO >

El PSC acuerda pactar con CC para gobernar Canarias

   

El secretario de Organización del PSC, Julio Cruz (i), y el responsable de Política de Política Autonómica, Francisco Hernández Spínola . / ACFI PRESS

BEGOÑA AMEZUA | Santa Cruz de Tenerife

El encuentro de este martes entre el presidente del Gobierno de Canarias de Coalición Canaria (CC), Paulino Rivero, y el secretario general del PSC, José Miguel Pérez, supone el inicio de las negociaciones para cerrar un pacto de gobernabilidad.

Este encuentro se produce tras las decisión de ayer, por unanimidad, de la comisión ejecutiva regional del PSC de iniciar las negociaciones con CC para un acuerdo de gobierno. Los socialistas se sentarán con los nacionalistas “a pecho descubierto” y con algunos condicionantes, no reconocidos, que marcan la resolución final de las conversaciones mantenidas.

Primero, el PSC  no quiere que el pacto llegue a todas las corporaciones locales por la posibilidad de que, en algunas organizaciones insulares como Tenerife sufran una nueva crisis interna, en esta ocasión en la actual gestora de Aurelio Abreu.

La segunda limitación proviene de las consecuencias de la prohibición de Ferraz (sede central del PSOE) de llegar a acuerdos con el Partido Popular, lo que garantiza a CC la gobernabilidad de las principales corporaciones locales de las Islas y, en tercer lugar, la fecha del 11 de junio, día de la constitución de las corporaciones municipales y primera prueba oficial de la plasmación de los acuerdos de gobernabilidad.

Tras el encuentro entre Pérez y Rivero, ambos partidos comenzarán a negociar la composición del Ejecutivo de la VIII legislatura autonómica, el contenido del pacto y los acuerdos necesarios para aquellas corporaciones locales que no pueden quedar al margen de este pacto.

La comisión del PSC, coordinada por su  líder, estará compuesta por el secretario de Organización regional, Julio Cruz, el responsable de Política Autómica, Francisco Hernández Spínola, y el coordinador de las Relaciones con las Administraciones Públicas, Sebastián Franquis.

El acuerdo de la dirección regional fue anunciado por Julio Cruz, quien acompañado por Francisco Hernández Spínola, excusó las ausencias de José Miguel Pérez ante la necesidad de trasladarse a Las Palmas de Gran Canaria para acudir a los actos oficiales del Día de Canarias, y del secretario federal de Política Institucional y Autonómica, Gaspar Zarrías, de regreso a Madrid. Julio Cruz quiso dar una imagen de unidad de los socialistas canarios al reiterar de forma constante dos mensajes. Uno, la dirección regional decidió por unanimidad iniciar las conversaciones con CC para cerrar un pacto de gobierno y, en segundo lugar, que “somos un único partido”.

De esta manera se evitó hablar de las divergencias existentes con Tenerife y La Palma, las dos insulares que apostaban por un acuerdo con el PP en las corporaciones locales para dejar en la oposición a los nacionalistas.

Tras conocerse, a través de una nota de trabajo de la reunión de la regional, que José Miguel Pérez apeló  a la necesidad de la unidad ante el peligro de evidenciar una debilidad que supondría la derrota de su partido, el secretario de Organización negó que se hubieran dado “rifi rafes” entre los miembros de la comisión regional aunque reconoció que “no todos pensamos exactamente lo mismo”.

Cruz recalcó que pudo haber “matices” pero que la decisión final fue por unanimidad. El secretario de Organización reiteró que la decisión fue la de “no ir a un acuerdo global, en todos los municipios ni en todos los sitios”. Cruz añadió que “lo que  ha planteado” la regional es un pacto “por Canarias, que es el Gobierno y alguna cosa más”.

[apunte]La organización de Abreu se reúne al margen

La reunión de la ejecutiva regional se prolongó más de lo esperado ya que, a pesar de las directrices emanadas desde Ferraz y remarcadas con la presencia de Gaspar Zarrías, la reunión no fue un tranquilo paseo para José Miguel Pérez.

La organización de Tenerife de Aurelio Abreu no acepta la prohibición de pactar con el PP. Las disensiones de la gestora tinerfeña con la regional se hicieron más evidentes cuando, al término del encuentro de la regional, Tenerife se reunió en solitario. El problema de fondo son las nuevas fisuras que se pueden producir entre quienes insisten en mandar a CC a la oposición y quienes acatarán las decisiones del PSOE y de la dirección regional.

La segunda territorial que llegó a la cita, celebrada en Santa Cruz, en la misma posición que Tenerife fue La Palma. Sin embargo, a la salida, el cambio fue de 180 grados.[/apunte]