X
TAZACORTE >

El Tribunal Supremo desestima el recurso para salvar Los Tarajales

   

Una imagen de archivo del Edificio Los Tarajales. | DA

DIARIO DE AVISOS | Tazacorte

La Sala Especial del Tribunal Supremo ha desestimado el recurso interpuesto por el Ayuntamiento de Tazacorte contra la sentencia del Tribunal Supremo de 16 de junio de 2009 en la que ratificaba el deslinde marítimo terrestre en 100 metros en el frente marítimo de Los Tarajales.

La sentencia desestima contundentemente “uno por uno” todos los argumentos del grupo de gobierno de UB-CC planteados en su recurso.

Así lo ha explicado el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Tazacorte, que ha hecho pública la sentencia, asegura que “Unión Bagañeta-Coalición Canaria ha venido recurriendo sentencias en una continua huida hacia adelante a cargo de los maltrechos bolsillos de los bagañetes, con la única finalidad de ganar tiempo y tratar de justificar lo injustificable, esto es, que dieron licencia para la construcción de un edificio residencial dónde no estaba permitido ese uso, a pesar de tener conocimientos de la existencia de sentencias que lo impedían”.

Así las cosas, este pronunciamiento del tribunal deja definitivamente claro lo que las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias de 2003, Audiencia Nacional en 2004, la del Tribunal Supremo ene 2005 y 2009, además de los informes de Costas, de la Cotmac: que el deslinde en Los Tarajales es de 100 metros y que el uso residencial dentro de ese deslinde es contrario a la Ley de Costas.

El grupo municipal socialista se pregunta cuánto dinero se ha gastado Unión Bagañeta-Coalición Canaria “en su numantina defensa de lo indefendible”. En esta ocasión, el Ayuntamiento también es condenado a pagar las costas del recurso.

La sentencia, a la que los socialistas tuvieron acceso, está en poder de Unión Bagañeta según los socialistas desde el pasado 21 de febrero, “pero han preferido mantenerla oculta a los grupos de la oposición y los vecinos, en otro ejercicio de sus habituales prácticas antidemocráticas a las que nos tienen acostumbrados”.