X
CD TENERIFE > LA AFICIÓN

“Eres de los nuestros”

   

Los seguidores del Tete rindieron un gran homenaje a Nino por su dedicación y entrega defendiendo los colores de esta entidad, tanto en Segunda como en Primera. / SERGIO MÉNDEZ


LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

La afición del Tenerife lleva meses resignada al destino del equipo: el descenso a la Segunda B. De nuevo dieron una lección de comportamiento cívico, demostrando que es lo único que es de Primera División en esta entidad.

A Nino se le quedará grabada en su retina la despedida cariñosa y solidaria que le dio la afición a falta de tres minutos, cuando David Amaral decidió cambiarlo para que se llevara la ovación del público: fue sincera, cerrada y muy emotiva.

Desde la Grada Popular o General de Pie, como a mí me gusta llamarla, salió un cántico muy clarito: “Eres de los nuestros” y además desplegaron una pancarta muy cariñosa, que decía: “Eternamente agradecidos”. Durante estos años, Nino le ha dado mucho al equipo y es de los poquitos que esta temporada dio la cara, tanto dentro del campo como fuera de él.

Demostró que es un profesional como la copa de un pino y que siempre tendrá un hueco en el corazón de los buenos aficionados a este equipo. Otros jugadores no salieron tan bien parados. Ese fue el caso de Marc Bertrán, quien se cayó de la convocatoria por una lesión muscular, y el Frente Blanquizul también le dedicó un temita: “Bertrán, tú no eres capitán”.

División de opiniones

El encuentro comenzó con muchos aplausos y ánimos al equipo que lo agradeció e incluso en el primer tercio del partido marcó un gol, marca de la casa: lo metió Nino y la gente lo aplaudió. A medida que pasaban los minutos hubo algunos pitos para retornar a los aplausos cuando entró Josmar Zambrano, que posiblemente para la próxima temporada será el ídolo de una afición que se merece contar con algunos jugadores referentes para mantener viva la ilusión en una categoría que puede ser un auténtico infierno.

Retornaron los pitidos y el mal rollo cuando el pibe de Valleseco: Acorán, empataba para la Ponferradina, aunque el dolor era menor porque es un jugador tinerfeño que no le quedó otro remedio que emigrar porque aquí nunca lo quisieron.

Llegaba el minuto 90 y la seguridad del Estadio estaba desplegada por toda la zona de Tribuna, mientras que la Policía Nacional miraba de reojo a los seguidores de la Grada Popular. No pasó nada. La gente terminó aplaudiendo a los jugadores y pasaron página porque entienden que ahora lo que toca es realizar una profunda reflexión en el seno del club para conformar una plantilla competitiva para subir cuanto antes a la Segunda División.

Tranquilidad

La calle San Sebatián la controlaba la Policía Local, mientras que la Policía Nacional estaba pendiente de los aledaños del Estadio. Nada de nada. Los componentes de la Peña Frente Blanquiazul recogieron su dispositivo que fue mucho. Varias pancartas en alusión a Nino y otra para Marc Bertrán y Ricardo que era muy clara: “Las ratas son las primeras en abandonar el barco”.

Una vez recogidos todos los atarecos, la peña se fue muy rápido para casa o a algunos bares de la zona para ver la final de la Champions entre el Barcelona y el Manchester.

Ahora es el momento de depurar responsabilidades y también de pedir perdón a una afición que ha sido fiel a su equipo. Una media de 14.000 aficionados por partido hasta que llegó la tremenda. Desde que se mascó el descenso no fueron más de 7.000 seguidores al Estadio, muchos para un equipo que bajó muy pronto los brazos y no cumplió con sus deberes.