X
RESACA ELECTORA > VALLE DE GÜÍMAR

Fasnia y El Rosario será gobernado por el PSOE en solitario y solo Güímar requiere un pacto

   

NORBERTO CHIJEB | CANDELARIA

Dos de los tres municipios del Valle de Güímar y sus dos ayuntamientos colindantes, Fasnia y El Rosario, serán gobernados por el PSC-PSOE tras las elecciones el 22-M, aunque sólo en uno de ellos, Güímar, el ganador en las urnas, Rafael Yanes Mesa, se verá obligado a pactar de nuevo, muy posiblemente con Vicenta Díaz (PP), algo que dio estabilidad al pueblo los últimos cuatro años, como en más de una ocasión ha repetido el periodista-escritor que ya reconocía que ayer lo primero que hizo fue “hablar con las otras fuerzas políticas con representación en el Ayuntamiento”.

Ese pacto antinatura PSC-PP le ha sido más beneficioso al actual alcalde, por otra parte lógico, a tenor de los resultados del 22-M, al obtener dos actas más de concejales -de 5 a 7- y un incremento de diez puntos -del 26 al 36%-, mientras que Vicenta Díaz, que apenas participó en la campaña debido a una enfermedad, repitió los cuatro concejales de 2007.

Javier Mederos no pudo incrementar los cuatro de CC, Alternativa por Güímar fue la gran perdedora, al ceder dos de sus tres actas, una de ellas se fue a parar a Gloria García, de Sí se puede, que se estrena en un consistorio, al igual que Mayca Coello, en Candelaria.

Ahí, en Candelaria, José Sindo García logró su tercera mayoría absoluta, aunque esta vez con un aviso de su electorado -rebajando el 50% de los votos y perdiendo dos actas-, si bien superó el trance del mal momento por el que pasa el PSOE a nivel canario y nacional, como lo hizo el veterano Macario Benítez en El Rosario -iniciará su octavo mandato- o como sigue el dominio del PP en Arafo, con más apuros de los previstos si atendemos a la corriente que venía de la calle Génova, aunque ya no estaba Domingo Calzadilla sino su exsecretario Juan José Lemes.

La gran sorpresa de la jornada, sin duda, en Fasnia, donde Damián Pérez, siguiendo a Obama, Sí podemos, desbancó a Pedro Hernández, uno de los más veteranos alcaldes de CC, con 24 años con el bastón de mando. La purga y la escisión en su partido le pasaron factura.