X
C. D. TENERIFE >

La afición, lo único que es de Primera División

   

La afición ha sufrido dos descensos consecutivos.

LUIS DE LA CRUZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

“Estaba mentalizada con el descenso”, así de sincera se mostraba ayer Tita Hernández, la responsable de la Peña Sentimiento Blanquiazul. Más tarde dijo que “al único que se le debe hacer un homenaje es a Nino porque demostró que siente un montón los colores de este equipo”. A continuación remarcó que “soy una persona muy positiva y toda la gente de la peña estaremos la próxima temporada animando al equipo para retornar de nuevo a la división de plata del fútbol español”.

Paco Alpañez, presidente de la Peña Salamanca, lleva toda una vida acudiendo al Estadio y “seguiré la próxima temporada porque el Tete es un sentimiento y está por encima de las personas; pronto retornaremos al lugar que verdaderamente nos corresponde”. Un poco más desanimado estaba Fernando del Castillo, presidente de la Peña Teguestera, pero igual de leal que el resto de peñas que han mostrado su malestar por la gestión de los últimos años del consejo de administración, pero que apoyan de manera incondicional a este equipo.

Ayer fue un día triste, pero era la crónica de una muerte anunciada. A las 13.00 horas poco después que el Nàstic certificara el descenso del Tenerife a la Segunda B, ni un alma por fuera del Estadio Heliodoro Rodríguez López. La gente aprovechó para darse un chapuzón porque hacía un día de verano. La gente de esta tierra es madura y además es consciente de que ya no es tiempo de lamentaciones. Demasiado tarde porque el equipo está en un pozo, de donde debe salir pronto porque de no hacerlo tiene toda la pinta de desaparecer.

La que fue catalagoda en su momento como la mejor afición de España este año lo demostró. El equipo bajó con una media de 14.000 aficionados, salvo en los dos últimos partidos porque la cosa estaba demasiado chunga. Esta afición ha demostrado que es el único estamento de este club que es de Primera y seguirá siendo de las mejores de España. Ahora toca empezar de cero. y en eso los sufridores del Tete son expertos.