X
POR TINERFE FUMERO >

La columna Churchill

   

Las cuatro verdades
Son más, pero se pueden obtener cuatro conclusiones claras del resultado de las elecciones. La primera es que aquel gobierno de perdedores (Juan Fernando López Aguilar dixit) de CC y PP sale muy reforzado de las urnas. La segunda es que el PP ya es una fuerza poderosa en los municipios de Tenerife. La tercera es el rotundo fracaso que ha supuesto para el PSC tinerfeño la victoria de José Miguel Pérez en el congreso extraordinario. Y la cuarta, que no la última, es que Paulino Rivero ha cosechado un éxito personal de incalculable valor que lo refrenda como líder indiscutible del nacionalismo canario. Sirva, cual posdata, un aplauso a otros triunfadores en este envite: el tándem Cristina Tavío-Pablo Matos ya hecho historia en esta capital. Lo de Sí se puede y Por Tenerife merece un análisis más detallado.

Buenavista, Añaza, Anaga, Granadilla…
En la batalla por representar a la izquierda real en la Isla, Sí se puede y Por Tenerife han iniciado una pugna interesante. Especialmente admirable es el trabajo de los miembros de Alternativa, que crecen al amparo de quienes se oponen a un desarrollismo que en-tienden desaforado. Ahí están los casos de Buenavista del Norte o de Granadilla. En cuanto a la capital, atentos a una líder de base aún desconocida para el gran público: Asunción Frías.

El Cabildo cambiará de manos…, si Ferraz no lo impide, claro
Con el gato de Ferraz ausente, los ratones andan de fiesta. La actual desbandada en el PSOE abre la puerta a los pactos individuales, y el ejemplo más claro es el del Cabildo, donde PP y PSOE ya confeccionan un gran disgusto para Coalición Canaria. Por contra, en la capital todo apunta a un acuerdo entre nacionalistas y socialistas… que puede dejar chico el altísimo listón colocado por Ángel Llanos. Sobre La Laguna, hay que destacar que el pacto es inminente. Hagan caso: sí se puede decir que Clavijo sea alcalde cuatro años más.