X
ECONOMÍA >

La OCDE presenta una herramienta ‘on line’ personalizada para medir el bienestar

   

EFE | PARÍS

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó hoy en Internet un nuevo índice para medir la calidad de vida de las personas y compararla por países, a partir de la ordenación personalizada de las prioridades de cada individuo.

El “índice para una vida mejor” se basa en once parámetros que la OCDE considera que reflejan el “bienestar”, pero quiere que sea cada uno el que decida cuáles deben tener un peso relativo mayor o menor para calcular la nota de un país y cómo queda en relación con los demás.

Esos parámetros son los ingresos, la vivienda, el empleo, las relaciones sociales, la educación, el medio ambiente, la salud, la satisfacción, la seguridad y la conciliación entre la vida laboral y la vida privada.
La medida de algunos de ellos se hace con estadísticas oficiales (como el empleo, a partir de la tasa de paro y de actividad), y en otros a partir de encuestas estandarizadas.

A cada uno de esos factores se les puede dar un peso específico en una escala de 0 a 5, y en función de esa atribución el índice global de un país -que va de 0 a 10- puede variar, así como su posición relativa si se le compara con los demás.
Por el momento, el indicador cubre los 34 países de la OCDE, aunque está previsto ampliarlo a los grandes emergentes que son Brasil, China, India, Indonesia, Rusia y Sudáfrica
.
La OCDE propone a quien esté interesado en la web que ha creado (http://www.oecdbetterlifeindex.org) que elabore su propio índice para tener una idea de qué parámetros priman los ciudadanos a la hora de evaluar su concepto de bienestar.

“No hay ponderación ideal”, recordaron los organizadores, que señalaron que el valor que cada ciudadano otorga a diferentes aspectos depende en gran parte de factores culturales.

“Estos indicadores son de calidad” y no de cantidad, destacaron los promotores de la iniciativa en una rueda de prensa, en la que que puntualizaron que el objetivo no es medir, por ejemplo, el gasto en salud de un país determinado sino su impacto sobre la población.

Los resultados se pueden compartir por Facebook, Twitter y correo electrónico, y ser remitidos a la OCDE para componer una “valiosa” base de datos sobre las preferencias de sus ciudadanos.

Por el momento, no se pueden hacer comparaciones temporales ya que los datos puestos en línea corresponden a 2009, pero con el tiempo el objetivo es analizar cómo ha evolucionado el bienestar.
El análisis individual de los indicadores permite observar que el mejor país por los ingresos es Luxemburgo y el peor Chile; en la vivienda los extremos están en Canadá y Turquía; en el empleo Noruega y España; en relaciones sociales Islandia y Turquía; en educación Finlandia y México;
En medio ambiente Suecia figura en primer lugar y Chile es el último de la fila; en gobernanza Australia e Israel; en salud Suecia y Eslovaquia; en satisfacción Dinamarca y Hungría; en seguridad Japón y México; en conciliación de la vida privada Dinamarca y Turquía.