X
OPINIÓN > POR IGNACIO GONZÁLEZ SANTIAGO

Las 8 reformas políticas del CCN

   

El Comité Federal del Centro Canario Nacionalista, CCN, máximo órgano del partido entre congresos, aprobó el sábado pasado un catálogo de ocho reformas políticas urgentes, para fortalecer un sistema que hace aguas por todas partes.

La joven democracia española tiene pendiente la reforma de la Constitución, que treinta y tres años después de su aprobación, ya no puede esperar más. Pero en Canarias, ha llegado el momento de responder al clamor popular con reformas políticas que devuelvan la credibilidad y legitimidad a nuestras instituciones.

El Comité Federal centrista aprobó el pasado sábado ocho reformas. Primero, la rebaja de los topes electorales, para acceder al Parlamento de Canarias, al 5 por ciento de los votos de cada isla, tal y como se exige para los cabildos. Los actuales topes, el 30 por ciento insular y el 6 por ciento regional, suponen un blindaje antidemocrático y exagerado que han dejado fuera del Parlamento, elección tras elección, a más de cien mil canarios, y han debilitado la legitimidad de la Cámara.

El Reglamento del Parlamento regula otro tope interno, por si, a pesar de las barreras de entrada, se colara algún partido, como ahora que entraron NC, con dos diputados, el CCN con otros dos, y el PIL, con uno. Este tope, igualmente desproporcionado, consiste en la exigencia de al menos cuatro diputados para formar un grupo político propio. Primero, no dejamos entrar a nadie más en la Cámara y si entra alguno, que no hable, debieron pensar los ponentes de CC, PSOE y PP, cuando modificaron el Reglamento, que establecía el límite en dos. El CCN propone rebajar el número de diputados para constituir un grupo a dos, como recogía el primer Reglamento.

Además, debemos mejorar la representatividad de la población canaria en el Parlamento, viva en la isla que viva. El reparto de escaños por islas premia a la población que vive en las islas menos pobladas y castiga, de forma desproporcionada, a la que vive en las islas más pobladas. Mientras un parlamentario cuesta 1500 votos en el Hierro en Tenerife exige más de 25.000.
Esta insoportable desproporción sólo puede corregirse si simultáneamente se creara una segunda Cámara de representación de las islas, en la sede del Parlamento. Estaría integrada por los consejeros de los cabildos, para no aumentar los gastos, igual que en la Comunidad Balear, cuyos diputados son los mismos consejeros de los consells insulares. Esta cámara tendría la potestad de vetar las leyes o planes del Parlamento que perjudicasen a una isla.

Las listas abiertas son otra exigencia que no puede esperar más. No se le puede obligar a nadie a votar al que no quiere, por mucho que se empeñe el partido. A mí me pasó en estas elecciones. Muchos amigos y simpatizantes del CCN me decían que no les gustaban algunos miembros de la lista en la que yo iba y que por qué no podían votar sólo a los que querían.
El sistema de listas cerradas y bloqueadas fomenta que los aparatos de los partidos incluyan en sus listas, con calzador, a políticos pelotas, mediocres y antipáticos, que nadie votaría si pudiera elegirlos.

Además, somos la única comunidad del mundo en la que sólo una minoría de la gente puede votar directamente a su presidente, ya que sólo se presenta en una isla. Proponemos la elección directa del Presidente de Canarias en una lista abierta autonómica y a doble vuelta, para que pueda ser votado por todos los canarios y al menos lo sea, efectivamente, por la mayoría de ellos.
Para evitar la tradicional orgía de pactos post electorales, muchos de los cuales pervierten la voluntad expresada en las urnas, los centristas creemos que en el caso de los alcaldes, igual que en los cabildos, deben ser proclamados automáticamente aquellos que encabecen las candidaturas más votadas. Y para que algunos inquietos se estén quietos, la prohibición de interponer mociones de censura, al menos en el primer año de mandato, para que los políticos respeten lo que vota la gente.

*Presidente Federal del Centro Canario Nacionalista, CCN