X
CD TENERIFE > LA CRÓNICA DEL PARTIDO

Nino rescata al Tenerife del sopor

   

Varios jugadores del Tenerife felicitan por su gol a Nino. / ACFI PRESS

JOSÉ ANTONIO FELIPE | Albacete

El Club Deportivo Tenerife se trajo ayer una victoria del Carlos Belmonte de Albacete al imponerse por 1-2 en un partido protagonizado por dos de los peores equipos de esta temporada.

Puestos a buscar detalles para el optimismo, Ayoze, que debutaba con el primer equipo blanquiazul, demostró que puede aportar cosas al equipo y no desentonó respecto al resto de sus compañeros. Otro canterano, Moreno, también actuó de manera correcta ocupando un puesto en el dentro del campo insular y poco más.

El Tenerife se encontró ayer con un partido muy similar a lo que puede ser el año próximo la Segunda División B: ambiente gélido, jugadores muy limitados y errores encadenados. El Albacete es un equipo hecho para sobrevivir y que ha caído en esa lucha, el Tenerife, un aspirante al ascenso, contempló una vez más como le costaba mucho trabajo imponerse a un rival sensiblemente inferior.

Dentro de todo, Nino sigue demostrando lo excepcional profesional que es. Nunca da un balón por perdido y su obsesión goleadora le sirve para intentar una y otra vez batir la meta visitante y aún le queda tiempo para bajar a defender con todo la intensidad posible.

Aparte de eso, poco más. Siempre es positivo que el equipo gane, que acabe con dignidad la temporada, pero las pruebas de fuego llegan ahora con la visita de la Ponferradina y el partido en Las Palmas.

Como no podía ser de otra manera, el encuentro comenzó muy frío. El Tenerife quería tener el balón y el Albacete lo mismo, pero sin arriesgarlo. Los locales parecían querer evitar a toda costa que su público volviera a abuchear cada una de sus jugadas como al final sucedió.

Así, un primer remate de Calle de cabeza que se marchó muy desviado a pesar de estar solo fuera respondido por otro de Omar, sólo un minuto después, en escorzo con el mismo destino que el lanzamiento de Calle.

A partir de ahí, el sopor. Unos y otros rivalizaban en errores encadenados y únicamente alguna falta cometida cerca del área de los visitantes ponía en peligro la igualdad que reflejaba el marcador.

Tuvo que aparecer Nino para cambiar las cosas. Un penalti cometido por Núñez sobre al atacante de Almería posibilitó que éste convirtiera de penalti el primer tanto de su equipo.Nino. siempre Nino.

Todo había ocurría en el minuto 30 y hasta el 41 los chicharreros estuvieron en superioridad en el marcador. En ese minuto, un error de la zaga, junto a otro de Aragoneses que se quedó a media salida, permitió a Tato elevar la pelota por encima del de Porriño para poner las tablas en el marcador. Era lo más justo visto lo visto a pesar de que Nino volviera a tener una oportunidad que se marchó por fuera.

El descanso no benefició al espectáculo. Marc Bertrán, tras remontar la banda, lanzó a portería para que Miguel metiera una buena mano que desviaba el balón. Tras el saque de ese córner, David Prieto volvió a rematar de cabeza, pero otra vez lo hizo sin demasiada fortuna.

Así, con poca cosa que echarse a la boca en un duelo animado, por ejemplo, por una chilena de Sousa en el minuto 26 que atrapó Sergio Aragoneses.

Se adelanta

Cinco minutos más tarde llegó lo mejor del partido. Nino, sí, otra vez Nino, lanzó una contra para luego ceder el balón a Julio Álvarez que, sin controlarlo, lo alojó en la escuadra derecha de la portería de Miguel. Los aplausos del público albaceteño premiaban la brillante acción del hispano venezolano.

A esta acción de Julio Álvarez quiso responder otra vez Tato, el mejor ayer del Albacete Balompié en el día de ayer, con un chut al que respondió de manera sobresaliente otra vez Sergio Aragoneses.

Los pitos se habían apoderado de la grada y, lejos de intentar acallarlos con juego, los locales intentaban arriesgar la pelota lo menos posible para no empeorar más el ambiente.

Al Tenerife le venía bien, claro. Intentaba tener el balón, presionar en su campo y lanzar algún balón largo. Entre todo ello, Tato quería demostrar que su media de juego es superior a la de sus compañeros y volvió a probar suerte con un Aragoneses sensacional otra vez.

Pero en el encuentro de Nino, al almeriense le queda una última bala en la recámara. Cuando el partido se acababa, en el minuto 47, volvió a chutar una pelota que encontró el larguero como destino.

Todo lo que hizo ayer, lo hizo bien. Con lo complicado que resulta que un encuentro valga la pena sólo por ver a un jugador que milita en un equipo de Segunda B, el ya segundo máximo goleador histórico en la historia del Club Deportivo Tenerife lo volvió a conseguir.

Habrá que disfrutar de él en estos últimos dos partidos, mientras esperamos, o soñamos, que se pueda erigir en ‘justiciero’ de la dignidad blanquiazul en el último partido de la temporada frente a la Unión Deportiva Las Palmas en la capital grancanaria. Si alguien puede conseguirlo, juega con el siete a la espalda y viste de blanco y azul.