X
ENTRE NOSOTROS > JUAN HENRÍQUEZ

Rebelión socialista

   

Escribo, viernes-tarde, sin conocer la orden que los socialistas federales han transmitido al PSC-PSOE con respecto a los pactos canarios, en cualquier caso el dato carece de importancia a los efectos de la opinión que expresaré. Anunciaré que no es mi voluntad echar más leña al fuego, bastante tienen los pesoistas con el castigo electoral del pasado 22M, para que un servidor meta el dedo en la llaga.

En consecuencia daré por suficiente debatido los resultados y detalles causantes. No obstante, repararé en un aspecto que aunque no llame demasiado la atención de los analistas, y se intente pasar de puntillas por la cuestión, es para mí el detonante de la retirada de confianza del electorado: la sumisión de los socialistas canarios a los directrices de ZP para no dañar a los nacionalistas de PR.

Al menos el que suscribe no tiene ninguna duda de que el coste que los socialistas han tenido que pagar para apuntalar la presidencia de ZP, ha sido demasiado alto, pero puede ser aun peor el remedio que la enfermedad, sí, atendiendo las consignas de Madrid, el PSC afianza el poder de CC respaldando la reelección de PR.
Se que un acuerdo parlamentario entre el PP y el PSC-PSOE, no es que sea imposible, pero se me antoja muy difícil; no sólo por la confrontación entre las dos fuerzas en el ámbito estatal, sino además, por la cercanía de las elecciones generales. Reconozco que para un socialista, militante o no, es difícil explicar una alianza canaria con los conservadores, pero se me antoja que un pacto con los conservadores-nacionalistas de CC, tienes que hacer tripas de corazón para aceptarlo. Pero es que además, por muchas vueltas que le doy al asunto, el beneficiado del pacto son, claramente, los coalicioneros. Veamos.

CC seguirá disfrutando de un estatus que la mantendrá en la primera línea política, y además, en condiciones de repetir (dos diputados) en las próximas elecciones generales. Estamos por consiguiente hablando de un pacto con fecha de caducidad a un año vistas, para el supuesto de que Rajoy se traslade a la Moncloa, en cuyo caso, los nacionalistas aliviarán el equipaje quitándose de encima a los socios de gobierno, los socialistas, y vuelta a empezar; gobernará en minoría apoyados por el PP canario.

Una historia, tan vieja y tan conocida, que viene desde aquel año 1993 en que los nacionalistas le quitaron la presidencia del Gobierno regional a Jerónimo Saavedra, a través de un voto de censura. Mira que ha llovido desde entonces, y éstos chicos del pesoe siguen sin aprender la lección. Decía aquel popular dicho que “para ser puta, y no ganar nada, más vale ser mujer honrada”. Y encima, cuando la inmensa mayoría de las agrupaciones insulares y locales, están en contra de un acuerdo con CC, es lo que han dicho los socialistas tinerfeños y palmeros.
Para el caso de confirmarse el pacto de Gobierno regional anunciado entre nacionalistas y socialistas, diré que aparte de no tener tiempo para la luna de miel, tal vez se pueda anunciar que estamos ante el umbral de una muerte súbita del PSC-PSOE. ¡Rebelión socialista, ya!

juanguanche@telefonica.net