Taguas: “Hará falta otro ajuste fiscal para llegar al déficit del 6% en 2011”

David Taguas
David Taguas, presidente de Seopan, durante la conferencia, en la ULL. / FRAN PALLERO
ROMÁN DELGADO |Santa Cruz de Tenerife

Si lo que querían los poquísimos asistentes de ayer a la conferencia impartida por el economista David Taguas (en su condición de presidente de la patronal de la construcción Seopan) era levantar el ánimo y confirmar de alguna manera que la recesión en España se está despidiendo, nadie lo pudo lograr tras casi dos horas de charla del especialista. Taguas no dio señal alguna de optimismo, y tampoco dibujó, ante profesores (en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales y organizada por la Cátedra Fundación ICO-Cabildo de Tenerife de la ULL), alumnos y al menos un político (el caso del consejero en funciones de Economía y Competitividad del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso), signos de esperanza en la recuperación a corto e incluso medio plazo. Esto va para largo, vino a decir.

David Taguas, que fue director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, dejó muchas perlas en su intervención, y también avisó, por si alguien aún no se había enterado, de que el panorama es y será muy crudo durante algún tiempo.

Para hacer boca, avanzó lo que ya anteayer dijo la OCDE, que España no regresará a la tasa de paro de antes del estallido de las crisis, que fijó en 2007, hasta dentro de unos 14 años, o sea, que el 7,95% que se disfrutó en julio de 2007 (valor récord) ya hay mucha gente en España que no podrá verlo.

Taguas además avanzó que “hará falta un nuevo ajuste fiscal [para obtener más ingresos] para llegar al déficit previsto del 6% en 2011”. Si no hay una vuelta de tuerca en materia de fiscalidad, para poder hacer más caja, aquel valor relativo sobre el PIB no se cumplirá, sobre todo por el disparate que hay en las comunidades autónomas, que siguen al margen de la disciplina que sí aplica el Estado en su cuentas. El presidente de Seopan definió la situación actual que vive España como “muy compleja”, y no se arrugó a la hora de calificar determinadas actuaciones del Gobierno español, principalmente antes del potente ajuste de la primavera de 2010, o sea, en coyuntura de plena crisis.

Taguas dejó claro que “el problema gravísimo de España es el mercado de trabajo”, un factor clave en “la pérdida de competitividad de la economía nacional y lo que nos lleva a la ruina”.

Para el economista, el ejemplo a seguir es Alemania o Austria, y no el grupo de los malos, donde se halla España con “sus primos”: Grecia, Irlanda y Portugal, más Italia”. Taguas recordó que, si no llega a ser por el apoyo de CC, que se abstuvo en su día en el Congreso y ello permitió que se salvará el plan de ajuste de la primavera de 2010, “España estaría hoy en la misma situación que Portugal, intervenida”. Acerca del binomio competitividad-salario, Taguas puso un ejemplo claro de la influencia de este desajuste: desde la activación de la Unión Económica y Monetaria (UEM), el coste laboral unitario en Alemania ha crecido 0,5 puntos; el de España, 3. Con esta diferencia, es poco probable que se pueda crecer, y además hoy no hay otra opción de ser competitivos, pues no cabe la devaluación monetaria.

Por ello, sólo queda disciplina presupuestaria y cambios laborales. En este último capítulo, lo que toca es una reforma amplia del mercado de trabajo, que debe incluir la modificación de la ley del Estatuto de los Trabajadores en lo que respecta a la negociación colectiva. Ello pasa por actuar, grosso modo, en convenios, ámbitos de aplicación de éstos y plazos de vigencia de los acuerdos empresa-sindicatos.