X
SPINNING > RÉCORD GUINNES

Un devorador de kilómetros y de récords Guinness

   

Castro durante el intento de conseguir su último récord. / VANESSA GARCÍA PÉREZ

ALEJANDRO MARTÍNEZ | ARAFO

Miguel Ángel Castro (Caracas, 1968) continúa con su objetivo de acumular registros en el Libro Guinness en su deporte, el spinning. Con el que consiguió la semana pasada ya suma cinco y aún queda alguno más por llegar en próximas fechas.
Este arafero de adopción, ya que nació en Venezuela pero a los nueve meses se desplazó hasta el municipio sureño, está marcando una época en este deporte en el que se inició de manera profesional a raíz de una visita rutinaria a un cardiólogo. Con anterioridad empezó en el spinning debido a una lesión en su brazo derecho en acto de servicio (su profesión es guardia civil) y al hecho de que montar en bicicleta no exige casi ningún tipo de esfuerzo con los brazos. “Tienes el corazón de un deportista de élite”, le señaló el galeno en esta revisión. Con este run-run metido en la cabeza, Miguel Ángel Castro comenzó a trabajar más duro en sus entrenamientos y se dedico a bucear en internet en busca de información a cerca de este deporte. Entre toda la información encontrada observó los tiempos establecidos en los diferentes récords Guinness de spinning, se puso en contacto con ellos y les comentó su intención de tratar de superarlos.

Poco tiempo después, la persona encargada de regular estos récords contactó con Castro dándole el visto bueno para celebrar el primero de sus intentos, el récord del minuto. Allá por 2009 y tras varias semanas de un exigente esfuerzo en los entrenamientos, entre 4 y 5 horas de trabajo de lunes a sábado bajo la supervisión de su médico Adolfo Peraza, de la Clínica NEC de Los Cristianos, quien le supervisa todo el trabajo de alimentación, nutrición y pruebas analíticas (estas realizadas en el Laboratorio González Santiago en Santa Cruz de Tenerife), Castro afrontó el récord y logró una marca de 2.040 metros en un minuto. Prueba superada. Las horas y horas de duro trabajo sobre la bicicleta, tanto la estática en el gimnasio y que, incluso, en ocasiones instala en la terraza del Restaurante Mesón del Teide en El Portillo para trabajar en altura la fuerza y la resistencia, como la de carretera haciendo muchos kilómetros por la Carretera General de Sur o subiendo al propio Teide, daban resultado.

Tras este primer récord, llegaron el de la hora con una marca de 92,600 metros; el de las tres millas en tres minutos en el que había que realizar 4,829 metros y llegó hasta los 5,870 y el de las doce horas que lo estableció en 832,360 metros. El último ha sido el de las ocho horas en las que logró hacer 735 kilómetros y 460 metros. Además, en el de las 8 horas marcó una velocidad máxima de 153 kilómetros por hora que podría suponer un nuevo récord Guinness. Por otra parte, Castro está considerado como el hombre más rápido del mundo sobre bicicleta estática y el hecho de acumular tantos récords en tan poco tiempo podría ser a su vez considerado también otra marca de Guinness.

Castro cuenta con varios esponsors como el CC Meridiano, Reebok, Riomar, Estasur, Turismo de Tenerife, deportecanario.com, los ayuntamientos de Arafo y Güímar, Digitalfone, Microfusión, Egatesa, LGS Análisis, Tinerbrok, Fudis-Expert y Aguas de Lebanza y por supuesto, lo más importante para Castro, el apoyo de su familia.