X
Editoria >

Un Gobierno sólido y estable

   

Los electores en Canarias se manifestaron el pasado domingo y su veredicto ha planteado un reto importante a la clase política canaria. Pendientes del último recuento de votos de este lunes por parte de la Junta Electoral Central, que aún podría hacer variar algún diputado, tenemos una Coalición Canaria con 21 diputados, los mismos que el PP (que se distanció de los nacionalistas en más de 60.00 votos), un castigo sin precedentes al PSC-PSOE, que se sitúa con 15 diputados en uno de sus suelos históricos y la entrada de Nueva Canarias, con tres.

El escenario político de ayuntamientos, cabildos y Gobierno ha quedado a expensa de los pactos, el veredicto ha sido contrario a las mayorías absolutas y el mandato popular es a entenderse. Parece que las fuerzas mayoritarias están dispuestas a cerrar un pacto cuanto antes mejor, quizás incluso este mismo domingo se estén rubricando algunos acuerdos. Las conversaciones son a tres o cuatro partes de forma simultánea y las posibilidades de pacto son tantas como se quiera imaginar.

Son tiempos para la mesura, para tomar decisiones políticas, alejando personalismos y apostando por instituciones gobernadas por acuerdos sólidos, a largo plazo (sin influencia excesiva, o con la mínima imprescindible, de las inminentes elecciones generales) que garanticen la estabilidad que tanto necesita la situación económica actual y que tanto demandan tantos sectores de las islas. Gobiernos comprometidos con los ciudadanos, antes que con los partidos, más cerca de los intereses generales y menos de los particulares, donde el ahorro, el recorte de costes superfluos, la eficiencia y la eficacia, la reducción de la burocracia y de normativa que bloquea muchos proyectos impidiendo la creación de empleos…

Son muchos y apasionantes los retos de estos cuatro años. Por eso es fundamental un Gobierno fuerte, que defienda con firmeza los intereses de Canarias ante los distintos departamentos de la Administración del Estado, gobierne el PSOE o el PP tan crecido ahora tras comprobar el importante apoyo ciudadano a sus alcaldes y presidentes autonómicos. Quedan numerosas incógnitas que despejar durante los próximos días. No sólo sobre la conformación del Gobierno de Canarias y de la Mesa del Parlamento.

También hay plazas importantes aún en el aire, como los cabildos de Tenerife, La Palma y El Hierro o las alcaldías de Santa Cruz de Tenerife y La Palma, Los Llanos y casi cuarenta municipios más. Sólo cabe desear que los pactos que se conformen estén integrados por hombres y mujeres que se entreguen en cuerpo y alma a sacarnos de la crisis, a que la situación de nuestras familias y empresas no sea tan ahogada, a que nuestros hijos encuentren un trabajo, nuestros dependientes las ayudas que necesitan, nuestros enfermos la atención que requieren y nuestros alumnos la educación que merecen. Eso es gobernar.