X
CONSEJO DE GOBIERNO >

Una autorización bastará para que algunas plantas eólicas viertan a la red

   

Parque eólico de Arico, uno de los 47 existentes en Canarias. / DA

EFE | Las Palmas de Gran Canaria

Las instalaciones eólicas con consumos asociados podrán transferir a la red eléctrica el 50 por ciento de su producción y las de menos de 100 kilovatios podrán verter toda la energía, mediante autorización administrativa, sin necesidad de acudir a concurso público.

Así lo ha informado hoy el portavoz del Gobierno canario, Martín Marrero, tras la reunión en la capital grancanaria del Consejo de Gobierno, que aprobó un proyecto de decreto que modifica parcialmente el Decreto 32/2006, de 27 de marzo, que regula la instalación y explotación de los parques eólicos en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Según Marrero, con esta modificación se pretende avanzar en la consecución del objetivo marcado para 2015 de que el 25 por ciento de la energía utilizada en las islas proceda de fuentes limpias.

El Decreto 32/2006, de 27 de marzo, fue dictado con la finalidad de ordenar la implantación de parques eólicos en las islas, de forma que se facilitase el máximo desarrollo de la energía eólica, sin comprometer la calidad del suministro eléctrico a los usuarios finales.

Entre las posibilidades de desarrollo de la energía eólica que contempla el citado decreto se incluyen las instalaciones con consumos asociados, para las cuales se estableció un sistema de concurso público.

La experiencia adquirida aconseja flexibilizar las condiciones que deben exigirse a estas instalaciones, facilitando en lo posible su incorporación al sistema de generación de forma que continúen garantizándose los mismos niveles de calidad del servicio.

Por otra parte, a través de la modificación del Decreto 32/2006 aprobada hoy, se define el concepto de pequeñas instalaciones eólicas, de hasta 100 Kilovatios.

Dichas instalaciones quedan liberalizadas, ya que podrán verter a la red toda su producción, siempre y cuando se acredite que la instalación consumidora a la que están vinculadas está en funcionamiento.

La implantación de estas pequeñas instalaciones eólicas no requiere la asignación de potencia mediante concurso público, siendo preceptiva únicamente la obtención de autorización administrativa.

Con estas medidas, el Gobierno de Canarias intenta aprovechar las ventajas de las instalaciones eólicas de pequeña potencia frente a la gran eólica, que permitirá integrar en el archipiélago la generación renovable sin necesidad de crear nuevas
infraestructuras eléctricas.

Además, fomenta la implicación ciudadana en la mejora de la eficiencia energética y la lucha contra el cambio climático.
La producción de las pequeñas centrales eólicas, como el resto de consumos asociados, debe estar vinculada a un punto de consumo, con lo que se pretende evitar la implantación de grandes instalaciones de aerogeneradores de pequeña potencia.