X
OPINIÓN > POR ROMÁN RODRÍGUEZ

Una Canarias con futuro

   

Finaliza la campaña electoral atravesada por el retroceso social y económico que sufre Canarias, sobre todo por la destrucción de empresas y el elevadísimo desempleo, 312.400 parados, el 28,5% de la población activa, según la última EPA de marzo, pese a los extraordinarios datos turísticos del primer trimestre del año. Producto de la crisis económica y de la incapacidad de su Gobierno para articular medidas que no vayan más allá de la propaganda. Un Gobierno, el de ATI-CC y el PP, responsable de la pésima negociación de la financiación autonómica, que deja a Canarias 545 millones de euros por debajo de la media estatal, situación que se extenderá a lo largo de una década, y del maltrato en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), con 240 millones por debajo de la media del conjunto de las comunidades, como ha sucedido en los de 2011.
Un Ejecutivo responsable del deterioro progresivo de los servicios públicos, con una Educación que produce elevadas tasas de fracaso y abandono escolar, una Sanidad en retroceso, junto a una penosa aplicación de la ley de la dependencia. Y que ha fracasado, también, en la implantación de las energías renovables.
Canarias tiene ante sí grandes retos para superar su actual y crítica situación. A ellos hemos dado respuesta en nuestro programa electoral y en nuestras intervenciones públicas en la campaña. Con prioridad en la creación de empleo, para lo que exigimos colocarnos en la media española en financiación autonómica y en inversión en los PGE, lo que supondrían 800 millones de euros anuales. Contando con un Plan Canarias de verdad, con 1.000 millones al año, centrado en actividades estratégicas: mejora de puertos y aeropuertos, fomento del transporte público e introducción del sistema ferroviario, telecomunicaciones, energías renovables, infraestructuras científicas y parques tecnológicos, tecnologías en tratamiento de residuos, renovación de las ciudades turísticas, así como infraestructuras educativas, sanitarias, sociales y vivienda.
Incrementando, además, la inversión pública por el Gobierno canario y volviendo a poner en marcha los planes sectoriales conjuntos con cabildos y ayuntamientos, produciendo sinergias inversoras y adecuadas a cada realidad territorial. Proponiendo que en la reforma del REF, a partir del 2013, se minoren un 25% las cotizaciones sociales para todos los asalariados con contrato por tiempo indefinido y los autónomos.
Por otra parte, insistimos en reorientar nuestro modelo hacia la sostenibilidad. Con una estrategia que combine crecimiento económico, preservación de los recursos naturales y de nuestro patrimonio, así como bienestar y cohesión social. Con medidas como el impulso de la conectividad de las Islas entre ellas y con el exterior. Así como, con el desarrollo de nuevas infraestructuras de telecomunicaciones de banda ancha que permitan mejorar la conectividad de las islas. O el aumento progresivo del gasto en I+D hasta alcanzar el 2% del PIB en 2015, para converger con los objetivos de la Estrategia Europea 2020 de invertir el 3% del PIB de la UE en esta área.
Queremos potenciar las energías renovables. Planteamos la elaboración y aprobación de una Ley Canaria de Energías Renovables, que garantice el control público y la mayor redistribución de la potencia de las mismas.
Nos comprometemos a simplificar y adecuar la legislación territorial, pero sin desregulaciones suicidas que pondrían en peligro uno de nuestros principales patrimonios: el territorio y el medio ambiente privilegiado que poseemos. Partiendo de la reafirmación de la ordenación del territorio como función pública, es decir, como un campo en el que deben tener una importante presencia las administraciones públicas.
En el sector turístico planteamos cuatro tareas irrenunciables: rehabilitación de la ciudad turística, renovación de la planta alojativa, diversificación de los servicios complementarios y formación del personal. Exigimos un auténtico plan renove, con ficha financiera estatal, como ha sucedido con otros sectores en crisis (autómovil, altos hornos…).
Y nos mostramos favorables a elevar el valor añadido por visitante antes que persistir en el incesante aumento del número de turistas; y a potenciar la comercialización directa de nuestra oferta alojativa con los clientes de los países emisores a través de las nuevas tecnologías para disminuir el enorme peso que tiene la contratación del paquete turístico con el touroperador y concertar mejores precios. Nueva Canarias tiene un compromiso permanente con los servicios públicos, de los que queremos mejorar su gestión e incrementar la eficiencia de los recursos económicos que se le destinan.
Apostando por la calidad y la excelencia educativa y la compensación de las desigualdades. Con el éxito escolar como prioridad. Con especial atención a la Formación Profesional y a la Educación Infantil 0-3 años. Para lo que planteamos un incremento progresivo del Presupuesto educativo hasta alcanzar el 6% del PIB.
Reiteramos, asimismo, nuestra defensa de un sistema sanitario universal y gratuito; elevando el porcentaje del PIB que se destina a Sanidad al nivel de los países punteros de la UE. Y nuestra exigencia de agilización de la Ley de la Dependencia, que el Gobierno canario ha torpedeado con su falta de financiación, centralismo y negligencia.
Estamos convencidos, además, de la necesidad de abordar imprescindibles reformas políticas e institucionales, como las que corresponden a nuestro Estatuto de Autonomía, a la distribución competencial de la CAC entre gobierno, cabildos y ayuntamientos (defendiendo que sean los cabildos quienes recauden y gestionen los recursos tributarios del REF y los que tengan competencias en áreas como energías renovables o carreteras) o a la modificación del injusto sistema electoral canario. Así como un cambio legislativo que posibilite una Radio Televisión Canaria plural y profesional.
Proseguiremos, también, en la defensa consecuente de Gran Canaria en todos los niveles institucionales, para que nadie, desde ATI-CC, logre impedir nuestro progreso boicoteando las inversiones, el empleo y la mejora de la movilidad que supone el tren o impidiendo el desarrollo del puerto de Agaete, mientras, como hace Rivero, defiende el ferrocarril en Tenerife o financia, en exclusiva, el puerto de Garachico.
Para modificar la actual situación, para que Canarias tenga presente y futuro, no cabe la resignación ni el desaliento. Lo que se precisan son objetivos claros, firmeza y voluntad política, compromisos de la ciudadanía y de los sectores organizados de la sociedad y de su entramado institucional -Parlamento, cabildos y ayuntamientos-. Las urnas y el 22 de mayo son el lugar y la fecha para comenzar a expresar esa voluntad de transformación.

*presidente de Nueva Canarias