X

Zelaya retorna a Honduras: “Es una victoria de América”

   

EFE | Managua

El expresidente hondureño Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009, salió ayer de Managua rumbo a Honduras, a donde regresará tras meses de un exilio que calificó de “tortura”. Zelaya partió después del mediodía desde el Aeropuerto Internacional de Managua, donde fue despedido con honores por el gobernante nicaragüense, Daniel Ortega.

En principio se informó de que Ortega acompañaría a Zelaya a Tegucigalpa, pero finalmente será el embajador del país en Honduras, Mario Duarte, quien lo representará en el recibimiento oficial que tendrá el exgobernante en su país.

Manuel Zelaya, de 58 años, está acompañado por su esposa, Xiomara Castro; dos de sus hijas, varios de sus exfuncionarios, además del canciller venezolano, Nicolás Maduro; el expresidente panameño Martín Torrijos, y la exsenadora colombiana Piedad Córdoba.

Durante su despedida en Managua, el derrocado presidente hondureño agradeció a Ortega por acogerlo “en los momentos más difíciles después de la tragedia del golpe de Estado de Honduras”, y “la defensa de la democracia” que hizo. “Es una victoria de América”, recalcó Zelaya.

“Hoy nos sentimos contentos y orgullosos que desde Nicaragua estés retornando a tu tierra”, expresó, por su parte Ortega, tras aseverar que el golpe de Estado que depuso a Zelaya estaba dirigido a dividir a América Latina.

Zelaya es esperado en Tegucigalpa por personalidades políticas de la región y por miles de seguidores suyos que, convocados el Frente Nacional de Resistencia Popular, se encuentran desde temprano frente al Aeropuerto Toncontín para darle la bienvenida. El exgobernante fue expulsado de su país el 28 de junio de 2009 por militares cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución no prevista en las leyes.