LA PRÓRROGA >

“De siempre la vela es mi pasión, y ahora mi trabajo”

Javier Hernández Cebrián | Acan

SUSANA NASSER | SANTA CRUZ DE TENERIFE

El regatista tinerfeño Javier Hernández Cebrián tiene prácticamente asegurada su participación en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, tras haber intervenido en Pekín 2008. Ese acceso olímpico lo encauzó este mismo mes en la Skandia Sail for Gold Regatta, que se disputó en aguas de Weymouth (Gran Bretaña), en el mismo lugar que el próximo año acogerá las pruebas de los Juegos.

Pertenece al Real Club Náutico de Tenerife y reconoce que la vela desde siempre “es mi pasión, y ahora mi trabajo. Este deporte lo practico desde pequeño. Recuerdo mucho los fines de semana en mi club aprendiendo a navegar; era muy divertido. Mi familia, mis hermanos mayores y mis primos lo practicaban. Así que yo lo probé, y hasta ahora”.

Sin embargo, su comienzo en la competición se demoró un tiempo. “Empecé tarde porque coincidió con las obras del muelle de mi club y realmente recuerdo que fue a los doce años, cuando me empezó a entrenar Kiko Botana”. No deja lugar a dudas al afirmar que “me encanta disfrutar de todo lo que rodea al mar; pero hay que respetarlo, ya que no es nuestro medio y alguna vez hemos tenido algún susto”. Al repasar su trayectoria, destaca que hay “varios logros personales importantes e históricos para España. Me quedo con todos: medalla de bronce en el Mundial, plata europea, campeón de la Copa del Mundo, campeón del Trofeo Princesa Sofía, campeón en la Semana Olímpica Francesa y, cómo no, la participación en los Juegos Olímpicos, en China. Hemos desarrollado un gran trabajo mi equipo y yo”, reconoce.

Valora además lo que aporta la vela a la formación como persona. “Este deporte en edad infantil es muy educativo, porque se aprenden muchas destrezas al practicarlo en un medio como el mar. Ahora para nosotros es un deporte olímpico, y eso implica mucha competitividad, trabajo y responsabilidad”. Aconseja a los niños “simplemente que se apunten a un curso del Cidemat o que se aventuren a practicarlo; es algo muy divertido y siempre hay momentos buenos en todos los niveles”. Se siente especialmente orgulloso de “ser el número uno del equipo español de Laser desde el año 2005 hasta hoy. Y que siga…”
Piensa que Tenerife, y Canarias, son el mejor escenario posible para la práctica de este deporte y cree igualmente que la afición a esta actividad se ha incrementado con el paso de los años, sobre todo con las escuelas municipales; pero también es cierto que “la oferta debe seguir creciendo cada vez más para todos los públicos”.

Con los títulos obtenidos recibe “una recompensa al trabajo y deseos de querer repetir pronto”. Agradece al equipo de la Federación Española, que “me sigue en cada entrenamiento para mejorar”, y a sus patrocinadores: CajaCanarias, Agua Sierra Cazorla, USP La Colina, Cabildo de Tenerife y Real Club Náutico de Tenerife.