EL MEGÁFONO > LOS ROQUES DE FASNIA (III)

“La pesca submarina no está bien vista, pero es la más selectiva”

“A veces aparece alguna sama despistada”, afirma el pescador. | DA

NORBERTO CHIJEB | FASNIA

Enrique Borges Díaz, técnico en Telecomunicaciones, ha vivido sus 34 años en Los Roques, “adonde me llevaron mis padres con unos meses de vida”, recuerda quien está considerado uno de los mejores pescadores de la zona, a la que le ve futuro, que, según él, pasa por “el arreglo de la playa del Abrigo, la creación de un paseo por la zona de costa y una escollera que proteja la zona de baño y el posible atraque de embarcaciones.

Ahora es un barrio que no tiene nada que ofrecer, salvo la tranquilidad y paz que se respira”.

Sin embargo a él, como pescador, el arreglo de la playa le afecta de manera negativa: “Con el arreglo actual, prácticamente no se puede practicar pesca submarina en la zona colindante, debido a que el agua se enturbia con el mar de fondo, y las pocas piedras que había han quedado sepultadas por fango y arena”.

Enrique Borges también se muestra contrario a la desaparición de la piscina de los apartamentos Bahía: “Pienso -afirma- que se pudo haber hecho más, por ambas partes. Unos se negaron tajantemente y otros aplican la ley a rajatabla. Tampoco el Ayuntamiento hizo mucho por mediar en el asunto. Creo que se podía haber hecho un uso público de la piscina, aprovechando la infraestructura ya montada”.

Pese a que cada día es más complicado pescar, menos con fúsil, Enrique sigue sumergiéndose en Los Roques, “una de las zonas más pobres de la Isla, ya que la mayor parte del fondo es arena y las piedras están muy profundas, pero es donde apren-dí, donde mi tío Ñito El Faro me enseñó; primero, como él, sólo con la careta a margullir. Luego, con un equipo más perfeccionado, empecé a pescar con sólo nueve años, acompañando a mi tío y a mi hermano mayor. Antes, que había más musgo en el fondo, se podían coger viejas, sargos, pulpos, chocos y peces pelágicos que cazaban por la zona, como medregales, pejes rey, bicudas, y de tarde en tarde, algún abadejo o sama despistada”, señala con cierto aire de nostalgia, a la vez que reconoce que “la pesca submarina no está bien vista ni aquí ni en ningún lado, por el desconocimiento general, por los que arrasan sin importar el tamaño con la simple frase “¡si no lo pescará otro!”, y por políticos populistas que nos ponen como los depredadores del mar, cuando realmente la pesca submarina es la más selectiva de todas”.

Para Enrique Borges, “los que verdaderamente arrasan los fondos son las redes, trasmallos y nasas de los profesionales y de los furtivos. No respetan las tallas mínimas de las mallas que atrapan peces inmaduros”. Y sobre la vida social en Los Roques, este joven vecino indica que “aquí poco se puede hacer salvo disfrutar del mar y la tranquilidad. Recientemente se ha abierto un local social, pero tampoco hay jóvenes como para poder crear actividades, y las pocas que hay se limitan a festividades navideñas.

El alcalde, Damián Pérez | DA

[apunte] “Lo poco que se ha hecho en Los Roques se debe al que ahora es alcalde”

N. CH. | FASNIA
Enrique Borges Díaz presume de tener amistad con el nuevo alcalde, Damián Pérez Viera, también vecino de Los Roques, quien ya ha advertido que tratará de poner “la zona en valor”; por eso, este joven vecino señala que “espero que el nuevo alcalde pueda y lo dejen trabajar por el barrio, independientemente de los ideales políticos. Tengo fe en que así sea, es una persona muy capaz y trabajadora. He compartido con el muchos años en la asociación de vecinos del barrio y siempre estaba dispuesto a ello, sacrificando su tiempo para hacer cosas. Lo poco que se ha hecho en este barrio en los últimos años se debe a él y a los demás miembros de la asociación que aportaban su ideas, tiempo y esfuerzo físico para arreglar y conseguir algo para este barrio”.

Damián Pérez, que ha llegado a la Alcaldía con mayoría absoluta después de 24 años en el cargo de Pedro Hernández Tejera, es sabedor de que le queda por recorrer un duro trabajo, “no sólo en Los Roques, con las sentencias sobre la piscina del Bahía y desprendimientos, sino para mejorar Las Eras y los barrios altos de Fasnia”, un pueblo que, según él, puede presumir de “tener más agua que nadie en Tenerife”.[/apunte]

El barco de la sal | DA

[apunte]El alcalde y el recuerdo del barco de la sal.

Damián Pérez, el nuevo alcalde de Fasnia, presume con orgullo de Los Roques, tanto que guarda como oro en paño una colección de fotos antiguas en las que se puede apreciar la vida que tenía la zona con el llamado barco de la sal, el Amelia, que venía desde Gran Canaria.[/apunte]