X
OPINIÓN > POR ANA ORAMAS

Abaratar aeropuertos

   

Cuando Canarias empieza a registrar los primeros síntomas de una recuperación efectiva en la economía y el empleo es el momento para mantener la vigilancia y el esfuerzo más fuerte incluso que antes. Porque, en momentos tan convulsos y variables como los actuales, cualquier recuperación se puede venir abajo si se baja la guardia.

Por eso el próximo miércoles vamos a demandar en el Congreso la prórroga de las rebaja conseguida de las tasas aéreas durante el próximo ejercicio. Esta iniciativa de Coalición Canaria fue clave para que Canarias se situara de nuevo a la cabeza del crecimiento turístico y del tráfico aéreo español. Y para que en los últimos doce meses sea una de las pocas comunidades que han dejado de destruir puestos de trabajo, primer peldaño para volver a la senda del progreso. Se da por otra parte la circunstancia de que la red aeroportuaria canaria, el conjunto de los aeropuertos de AENA en Canarias, tiene beneficios; incluso con tasas más bajas. No hay por lo tanto razones de peso para que Rodríguez Zapatero pueda negarse al mantenimiento de las actuales tasas en la pregunta oral que voy a plantearle. Mantener más “barata” la operatividad de los aeropuertos canarios atrae nuevas compañías, atrae más vuelos, nos sitúa en condiciones menos desiguales y permite mejores precios en los pasajes a todos. No hacerlo significa algo parecido a rearmar los aranceles de una aduana en un territorio ultraperiférico como Canarias.

Pero hemos de estar vigilantes en otros aspectos claves, no tanto para el presente como para el inmediato futuro. Si AENA tiene superávit en Canarias es, en buena medida, por sus retrasos en la ejecución del ambicioso programa de obras (Plan AENA Canarias) que pactó con el Ejecutivo canario. Al no tener que amortizar obra nueva como en otros aeropuertos es mucho más fácil dar beneficios contables; pero hipotecará así nuestra vocación como plataforma tricontinental, como nodo logístico: la gran esperanza futura de creación de empleo.

Por otra parete, y bajo el peso de una fuerte deuda, AENA ha iniciado un proceso de privatización de la gestión de algunos aeropuertos, que se desconoce en gran medida. Y que será uno de los temas claves de la legislatura que ahora se abre.
Abaratar la operatividad no puede hacerse a costa de postergar su eficiencia y competitividad; o de mermar el carácter más estratégico de los aeropuertos en las islas alejadas.

Ana Oramas es Portavoz de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados