X
SANIDAD >

Artrosis y cefaleas, los dolores crónicos con más consultas

   

INMA MARTOS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La paliación de los dolores crónicos causados por diversas enfermedades es una disciplina que atrae cada vez más la atención de las especialidades médicas, ya que se trata de un problema que ha de ser tratado de forma multidisciplinar. En la Unidad del Dolor del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC) se atendieron en 2010 un total de 2.855 consultas de pacientes con enfermedades de todo tipo. Las consultas más frecuentes son las que se refieren a dolores relacionados con la enfermedad de artrosis, las cefaleas las dolencias relacionadas con la columna vertebral y la espalda.

Análisis

Desde ayer y hasta el viernes un grupo de médicos de toda España trabajan en conjunto en la puesta en común, la presentación y el análisis de las técnicas y tratamientos existentes para tratar el dolor en el congreso anual de la Sociedad Española del Dolor, que se celebra en Puerto de la Cruz. El objetivo de este congreso es la interacción entre las diferentes disciplinas y colectivos preocupados por el dolor agudo y crónico. A través de una serie de ponencias, conferencias y talleres se abordará el problema desde las diferentes perspectivas. Por un lado, se realizará una revisión de las distintas patologías dolorosas y los tratamientos existentes. Además, se hará un recorrido por los distintos métodos para el tratamiento, muy en especial, sobre el uso de opiáceos, dado que este sistema genera un relevante interés social y profesional y cierta polémica en algunos sectores. Según indicó el presidente del comité organizador, José Luis Rodríguez Hernández, jefe de la Unidad del Dolor del HUNSC, existen varios procedimientos a la hora de tratar los dolores crónicos y agudos.

Tratamientos

En Canarias existen cinco unidades del dolor en los diferentes hospitales de las islas capitalinas, en las que se utilizan todos los tratamientos y técnicas para tratar el dolor. José Luis Rodríguez precisa que, por un lado, está el grupo de los fármacos antiinflamatorios no esteroideos, con cuyo uso se presentan efectos secundarios e interacciones con otros fármacos; por ello, debe de primar una valoración según la patología a la hora de su prescripción. Los opiáceos, divididos en menores o mayores dependien-do de su propiedad analgésica, se usan como última arma para combatir dolores agudos. Existe otro grupo de fármacos que son los denominados coadyuvantes o que ayudan a otros fármacos e, incluso, a los síntomas relacionados con síndromes dolorosos. Estos pueden aumentar el efecto analgésico de otro fármaco, disminuir su toxicidad o bien tratar otros trastornos paralelos como la ansiedad o el insomnio.

Técnicas

La denominada infusión intratecal es otra de las técnicas que se incluye dentro de los tratamientos mínimamente invasivos para el dolor severo. Consiste en la colocación de una bomba programable en la columna vertebral que suministra el medicamento en las cantidades previamente establecidas por el facultativo.

Esta técnica es la más utilizada para el dolor lumbar. Otras técnicas aplicadas con radiofrecuencias permiten el alivio del paciente a muy largo plazo, indica el doctor José Luis Rodríguez, así como infiltraciones, o implantes de electrodos para la neuroestimulación en el dolor de tipo neuropático, para los que hay que implantar generadores en el organismo que el paciente podrá activar o desactivar cuando lo requiera.