X
VILAFLOR >

ATAN pide de nuevo demoler los adosados de La Escalona

   

Urbanización en el Camino de La Escalona, sobre la que recae una sentencia judicial firme. | DA

VICENTE PÉREZ | Vilaflor

La Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) ha solicitado, por segunda vez, al Juzgado Contencioso Número 3 de Santa Cruz de Tenerife la ejecución de la sentencia que anula la licencia de obras de la urbanización de 76 adosados situada en el Camino de La Escalona, en Vilaflor, al invadir suelo rústico potencialmente productivo y superar la volumetría que el planeamiento vigente permitía en la cubierta de las viviendas.

El juez ha dado de nuevo un segundo plazo al Ayuntamiento para que cumpla la sentencia, según indicó ayer ATAN, la asociación que llevó a los tribunales la licencia municipal, que sostiene que la ejecución de la resolución judicial pasa por la demolición de las viviendas, en aplicación de la Ley de Ordenación del Territorio de Canarias.

Las fuentes jurídicas del grupo ecologista subrayaron que las ilegalidades constatadas por el Juzgado “no se pueden corregir cambiando el suelo rústico por urbano, primero porque sería una dispensa para evitar cumplir la sentencia, y después porque no se puede hacer tal recalificación, en tal caso podría pasar de rústico a urbanizable, pero aún así cabría preguntarse cuál sería entonces la unidad de actuación”.

Prueba de que no se puede legalizar la urbanización y que está abocada al derribo es, según ATAN, el hecho de que la empresa promotora, Tenarona SL (constituida por, ha pedido una indemnización al Ayuntamiento de 13,8 millones de euros, tal como consta en un informe del Consejo Consultivo de Canarias.

La sentencia judicial es firme, por cuanto ya el Tribunal Superior de Justicia de Canarias desestimó el recurso interpuesto por la promotora y el Ayuntamiento de Vilaflor.

Este contencioso administrativo se remonta al año 2006 cuando ATAN tuvo conocimiento de la construcción de la urbanización que, a su juicio, genera un importante impacto paisajístico en un entorno eminentemente rural de la zona baja de Vilaflor, y detectar entonces que la licencia concedida por el Consistorio vulneraba la normativa urbanística.

ATAN recuerda que “lo asombroso de esta ilegalidad es que todos los informes emitidos por los servicios técnicos y jurídicos municipales fueron desfavorables al otorgamiento de la licencia, a pesar de lo cual el alcalde, Manuel Fumero, sin ningún tipo de justificación que desvirtuara lo argumentado por sus técnicos, concedió la licencia”.

De ahí que el colectivo ecologista insistiera ayer en que ejercerá acciones contra el actual regidor municipal, entre otras medidas, mediante la solicitud de responsabilidad patrimonial personal, para que afronte de su pecunio el pago de las posibles indemnizaciones a que haya lugar, y no que recaigan en la hacienda municipal, tal y como prevé el Texto Refundido de la Ley de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales Protegidos.

Este periódico intentó ayer, sin éxito, contactar con Manuel Fumero para conocer su versión con respecto a las novedades en este litigio contencioso administrativo.

[apunte]

Tres ilegales

La sentencia dictada en mayo de 2008 declara “la no conformidad a derecho de la licencia concedida”.

El juez, Francisco Plata, alude a la “vulneración de la altura máxima permitida por la ocupación de la cubierta de las viviendas proyectadas, la cual es del 43%, siendo el máximo permitido de un 25%”.

También determina el magistrado que “el retranqueo a los linderos no respeta las determinaciones de las Normas Subsidiarias” y advierte de que “la normativa urbanística a tener en cuenta ha de ser la vigente en el momento de dictarse la resolución administrativa” y no en un futuro Plan General.

Además, la sentencia considera “acreditado” que “parte de la parcela está clasificada suelo rústico potencialmente productivo, por lo que resultaba preceptivo la calificación territorial”, sin la cual “son nulas de pleno derecho las licencias urbanísticas”.
[/apunte]