X
TRIBUNALES >

Cinco años de prisión para un exjefe de Expedición del DNI en Tenerife

   

El ahora condenado aceptó hasta videojuegos para sus hijos a cambio de que sus amigos no sufrieran las colas para renovar el documento. | DA

TINERFE FUMERO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Cinco años de cárcel, tres por la comisión de un delito de falsedad en documento oficial y dos más por otro de cohecho. Es la pena impuesta a un antiguo responsable de la Oficina de Expedición del Documento Nacional de Identidad (DNI) de la Comisaría provincial de Santa Cruz de Tenerife del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en una sentencia dictada por la Sección Quinta de la Audiencia provincial, y que aún no es firme dado que ha suido recurrida en casación.

En dicha sentencia se considera probado que este funcionario público, para quien la Fiscalía pedía en un principio siete años de prisión, aceptó regalos y/o dinero a cambio de facilitar determinadas gestiones. Así, el documento -que obra en poder de este periódico- relata como cierto que el ahora condenado aceptó un pago de 1.000 euros para expedir un DNI a un ciudadano extranjero que no solo no se encontraba en las dependencias de la santacrucera calle de Robayna, sino que ni siquiera estaba en España por aquella fecha (4 de noviembre de 2007). Estos hechos se llevaron a cabo en conveniencia con otro de los condenados -a un año de prisión-, familiar del beneficiado, al que habían empadronado justo antes en La Laguna. En ambos casos se falsificó la firma. Igualmente, cobró otros 800 euros al segundo condenado, 500 por expedir un nuevo DNI a su ex mujer, que lo había perdido, y 300 más por renovar el suyo.

Además, la sentencia también da por cierto que, también entre finales de 2007 y principios de 2008, el funcionario público ahora condenado cobró igualmente distintas cantidades a otros ciudadanos foráneos por acompañarles a la Oficina de Extranjería a la hora de realizar determinadas gestiones. Incluso en una ocasión se ofreció a cancelar los antecedentes penales para agilizar la renovación de su tarjeta de residencia a través del procedimiento de arraigo.

En otro de los hechos detallados en el fallo judicial, uno de los foráneos implicados contactó con el principal acusado tras serle retirado el pasaporte en la comisaría del CNP en La Laguna. El funcionario aceptó el encargó y recuperó el pasaporte, por lo que cobró 100 euros en un pago que fue presenciado por un agente de la Policía Judicial que ya por entonces vigilaba al sospechoso.

Por último apuntar que también se considera probado que el principal condenado facilitó la renovación del DNI a decenas de personas, siempre conocidos de él y familiares de los mismos, que evitaban así las largas colas que por aquellas fechas provocó la implantación del DNI electrónico.

A pesar de que por ello recibió regalos como videojuegos para sus hijos, etc., la sentencia considera que tal conducta no supera los límites de una infracción administrativa.