X
CANDELARIA >

El albergue de animales sigue creando discordias

   

NORBERTO CHIJEB | Candelaria

El Ayuntamiento de Candelaria ha señalado el 31 de octubre como la fecha límite para que  Addanca (Asociación defensora de animales de Candelaria) abandone las instalaciones municipales en donde se encuentra actualmente el albergue de animales, tras las desavenencias habidas entre la Corporación y la presidenta de Addanca, Teresa González.

Unas desavenencias que vienen de lejos y que ayer trataron de limar durante una larga reunión el concejal de Sanidad, Cirilo Pérez y la propia Teresa González, quien desmintió a este periódico que “no queremos abandonar el albergue porque nos hayan bajado la subvención a quince mil euros”, sino porque “estamos cansados de que la negligencia del Ayuntamiento haga caso omiso al convenio y por arte de birli birloque, la policía nos ha traído en los últimos meses unos cuarenta perros sin saber de dónde vienen, cuando esto es un pueblo y casi nos conocemos todos”, señaló ayer Teresa González, quien por otra parte indicó que resulta muy difícil trabajar con “ochenta perros en apenas trescientos metros cuadrados”.

Esa instalación, situada en calle Barranquillo Hondo, en el Camino del Cementerio, se cedió a Addanca en el año 2000, aunque no se firmó un convenio hasta 2004, por el cual el Ayuntamiento proporciona trabajo a cinco personas, mientras otras dos son contratadas por Addanca, sin olvidar que la presidenta de esta asociación recepciona en su propio domicilio a otros sesenta perros, aquellos que por enfermedad o vejez resultan más difícil de adaptar.

Addanca no recibe otra subvención que los 15.000 euros del Ayuntamiento -hace dos años eran 20.000-, si bien reciben apoyos de sus socios, simpatizantes y donaciones “como las de un señor que ya nos ha ofrecido un lugar para trasladar el albergue”, comentó Teresa González antes de entrevistarse con el concejal de Sanidad, que por otra parte no seguirá en el cargo después del próximo sábado. El Ayuntamiento ya se ha mostrado dispuesto a gestionar ese recinto si Addanca termina por marcharse.

Este albergue que gestiona, al menos hasta el 31 de octubre, Addanca es el único que existe en Candelaria después de que no saliera adelante un proyecto insular de de crear en una zona próxima al Polígono Industrial Valle de Güímar la perrera comarcal con la colaboración de de los municipios de Arafo, Candelaria y Güímar.