X
LA PALMA >

El Cabildo cierra el mandato más marcado por la crisis

   

Guadalupe González Taño, presidenta en funciones del Cabildo de La Palma. / DA

D. Sanz | Santa Cruz de La Palma

El Cabildo cerró el jueves el presente mandato con un pleno escoba, en el que tan sólo se aprobó el acta de la sesión anterior. La presidenta insular en funciones, Guadalupe González Taño, aprovechó para reconocer el trabajo de los funcionarios en general y de los que más directamente colaboran en los plenos de la institución insular.

González Taño al término de la sesión hizo una valoración de este mandato en los que ha subrayado el papel de la crisis económica que ha supuesto un giro completo a la situación de la Administración Insular. “Han sido años difíciles, no sólo para el Cabildo, sino para todas las administraciones porque ha cambiado el escenario económico en el que nos desenvolvíamos”.
Para la presidenta insular, que cogió las riendas del Cabildo a la mitad de la legislatura, tras la dimisión del expresidente, José Luis Perestelo, esta situación de crisis que ha afectado a toda la sociedad “ha marcado un antes y un después en las administraciones públicas y nada volverá a ser igual en ninguna institución pública y eso ha condicionado la marcha de estos cuatro años”.

Pese a estas dificultades económicas que han marcado la gestión de la Corporación Insular, la presidenta valoró el espíritu de consenso que ha reinado entre las distintas fuerzas políticas. “Ha sido un Cabildo que pese a las discrepancias política lógicas, siempre nos hemos comportado, ha habido diálogo y nos hemos marcado unas líneas de respeto y convivencia que yo creo que son las lógica en política y que son las que nos están exigiendo los ciudadanos”.

González Taño confió que este espíritu de diálogo y respeto se conserve en la legislatura que arrancará este próximo lunes con la constitución de la nueva Corporación Insular que ella presidirá al ser la candidata que ganó las pasadas elecciones.

Un Cabildo que, a diferencia de las dos últimas legislatura, la fuerza política que gobierna no dispondrá de la mayoría absoluta por lo que tendrá que tender más puentes a la oposición.