X
GRANADILLA >

El nuevo gobierno y sus asesores costarán 84.000 euros más al año

   

VICENTE PÉREZ | GRANADILLA

El equipo gobernante del Ayuntamiento de Granadilla (formado por PSOE y PP) y su personal de confianza costará a los ciudadanos 84.000 euros más al año que el anterior gobierno CC-PP-Sí se puede, de acuerdo con las cifras aportadas ayer por el portavoz municipal de Coalición Canaria, José Domingo Regalado. En términos porcentuales -según el primer teniente de alcalde, Esteban González (PP)- este aumento es de un 6%.

En total, el coste del nuevo gobierno para los granadilleros será de 842.005 euros al año, con 10 concejales con dedicación exclusiva y 4 con dedicación parcial, además de 8 contratados como personal de confianza (uno menos que en el anterior mandato, aunque aumenta la partida para este concepto).

El coste del alcalde, el socialista Jaime González Cejas, para las arcas municipales ascenderá a 60.552 euros al año brutos (4.325 mensuales) y el del primer teniente de alcalde, casi la misma cantidad, 60.500 brutos, según las cifras facilitadas por CC. La cantidad que cobrará cada uno será de 2.900 euros netos al mes, según precisó el propio Esteban González.

Estos sueldos suscitaron el miércoles un encendido debate entre gobierno y oposición (integrada ahora por CC y Sí Se Puede), que votó en contra. Ayer, preguntado al respecto, González Cejas derivó cualquier manifestación sobre este asunto a Esteban González, como concejal de Economía y Hacienda.

Austeridad

El edil popular justificó esta medida con el argumento de que “los políticos, con su responsabilidad y su dedicación, deben tener una remuneración justa”, si bien dijo que no entraba “a valorar si es mucho o poco, pues eso depende de quién lo mire”. A su juicio, “2.900 euros mensuales para un alcalde o un primer teniente de alcalde, no es un escándalo, como dijo en el pleno Antonio Cabrera [Sí Se Puede]. González consideró que “la población no espera que nos bajemos el sueldo sino que seamos capaces de trabajar con austeridad en todo el mandato, es decir, hacer mejor las cosas y con menos dinero, como haremos con las obras públicas”.

El edil popular, que repite como responsable de Hacienda, sostiene que cuando se habla de austeridad, la referencia no son los sueldos del gobierno, sino la gestión en general, dado que este concepto, en su opinión, es una cantidad porcentualmente no significativa en el conjunto de gastos del Ayuntamiento. El concejal recordó que, cuando formaba parte del anterior gobierno tripartito (con CC y Sí Se Puede), apoyó bajarse el suelo dos veces.

Ayer, CC insistió en que resulta “sorprendente” que una corporación local, en esta época de crisis económica y con casi 6.000 parados en el municipio, incremente el gasto salarial de los ediles. “No estamos de acuerdo con esos sueldos porque no se corresponden con lo que ellos mismos han prometido, y están faltando a su propia palabra dada al pueblo”, apostilló Regalado.