X
ENTREVISTA > RICARDO MELCHIOR

“El PP tenía que haber sido leal y no lo fue”

   
Ricardo Melchior

Ricardo Melchior tomará posesión de su cargo como presidente del Cabildo tinerfeño en breve. / DA

JESSICA MORENO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Por cuarto mandato consecutivo, Ricardo Melchior tomó posesión el pasado viernes de su cargo como presidente del Cabildo de Tenerife. El nacionalista asegura que lo primero que hará en esta nueva etapa es lo que ha venido haciendo hasta ahora: “Trabajar y trabajar por la Isla”. Para ello cuenta, en esta ocasión, con un compañero de gobierno distinto, el Partido Socialista.

-¿Qué significa para usted repetir como presidente?

“En primer lugar, un enorme agradecimiento al pueblo tinerfeño, a los que nos respaldaron, por haberme otorgado esa gran responsabilidad que asumo con todas mis fuerzas y mi ilusión para trabajar durante estos cuatro años con todo un equipo de hombres y mujeres que es extraordinario. Lucharemos juntos para generar puestos de trabajo. Nuestro gran objetivo es crear unos 60.000 empleos. En segundo lugar, continuar con el servicio que estamos prestando a las personas que más necesitan de nuestra atención, los mayores, menores en desamparo, discapacitados y las personas que están bajo el umbral de la pobreza. En tercer lugar, lo que es el territorio: avanzar en infraestructuras básicas, en comunicaciones. Que salgamos de este bache importante en que nos encontramos y que dentro de cuatro años podamos mirar con respiro, porque ya hayamos pasado cuatro años de intensa lucha y que al final haya valido la pena”.

-Es la primera vez que en el Cabildo CC pacta con el PSOE. ¿Cómo califica este acuerdo?

“Muy bien. En los acuerdos, si no están plenamente de acuerdo las dos partes, mal asunto. Es decir, ésa es la condición que siempre pongo cuando iniciamos una negociación. Si no estamos convencidos de que hemos dado un paso hacia adelante entre los dos, y de la mano, mal asunto. Esta vez, igual que probablemente las anteriores, ese acuerdo es, por encima de los intereses partidistas, del interés de Tenerife. Ésa fue la primera condición que puse sobre la mesa. Aquí no hay áreas del PSOE ni de CC, hay competencias de todos nosotros, juntos, para sacar adelante la Isla, unidos como una piña. Esa condición la han aceptado las dos partes, y creo que es un pacto que no se rompe sino por cosas muy extrañas, muy extraordinarias. Conociendo a gran parte de las personas, puedo decir que será un pacto duradero, estable y con importantes beneficios para la Isla”.

-¿Fueron duras las negociaciones?

“No. Pusimos qué cosas necesita Tenerife, como el empleo, el apoyo a las personas que más necesitan de nosotros, que nuestra sociedad sea competitiva y tener siempre presente la sostenibilidad y la austeridad, y estábamos de acuerdo en diez minutos. Después definimos un poco los perfiles de las personas que teníamos, ya como un solo equipo de CC y PSOE para estar al frente de las diferentes áreas”.

-¿Ha sido un reparto equitativo?

“Ni me lo he planteado. En estos momentos, ya no hay partidos dentro del equipo de gobierno: hay un equipo de hombres y mujeres que luchan por Tenerife y trato exactamente igual a quien sea de CC como del PSOE, y le exijo lo mismo”.

-¿Qué no estaba dispuesto a ceder en ese acuerdo?

“No estaba dispuesto a no ceder en nada. Lo que sí estaba claro es que si tenemos el espíritu llegamos a ese acuerdo. Sí es verdad que, si entras en una negociación baratilla, no se llega a ningún lado. Y en esas no entro ni he entrado nunca”.

-Antonio Alarcó sostiene que no lo han llamado…

“Yo es que no lo voy a llamar tampoco. Lo que sí es cierto es que ha habido tres conversaciones de Carlos Alonso con al que le dijeron del PP que estaba disponible, que era Pedro Suárez. En las dos primeras, Suárez dijo que no, que no estaba en condiciones de negociar, pues muy bien. Y Antonio Alarcó es que ya ni saluda, ¿cómo voy a llamar yo a una persona que ni saluda?. Ademas, ha sido desleal. No tengo ningún inconveniente, si entendemos que en el PP hay una persona importante que puede contribuir a sacar adelante determinados temas de la Isla, en proponérselos, pero para eso tiene que cambiar de filosofía, de muchas cosas. No cabe duda que esa agresividad, deslealtad, que ha habido se tiene que apartar. Lo que no meto es una manzana podrida dentro de una cesta de manzanas que tenemos, porque se pudren las demás. No quiero decir que ninguno sea una manzana podrida. Pero esos pactos el 22 por la noche, la insistencia… Todavía hasta antes de ayer llamaba Alarcó a Aurelio Abreu. No tiene ningún sentido; creo que han perdido totalmente el norte, y que le viene bien una etapa de serenidad, sosiego, de ver dónde están, quiénes son, que no son ni dioses ni reyes ni nada parecido, que son personas. Que pongan los pies en el suelo, que no son los mejores, tampoco los peores”.

-Si no hubiera existido una imposición regional, ¿se hubiera efectuado el pacto con el PSOE?

“Pues a lo mejor sí, no lo sé. O no hubiese habido ningún pacto”.

-¿Temió una moción de censura?

“En ningún momento, porque es que además no tiene sentido. Nada más como reflexión, nunca ha habido tanta diferencia entre una primera fuerza política y una segunda. Cuando ha habido moción de censura en un cabildo es cuando el número de consejeros ha sido prácticamente el mismo. En este caso, donde el primero tiene 15 y el segundo tiene 9, no tiene ningún sentido. Y esa moción contra la ley veríamos jurídicamente si prospera. En segundo lugar, cuando se presenta solo se puede hacer en todo el mandato una. Si se consiguieran los 16, que no lo iban a conseguir, ya no lo cambian en todo el mandato, al presidente. No lo temí en ningún momento, y si hubiera prosperado, y si los socialistas hubieran estado dispuestos a aguantar y a apoyar a Alarcó cuatro años, pues muy bien, se acepta y no pasa nada, el problema es Tenerife, lo tendrían los hombres y mujeres de la Isla”.

-¿Teme que se produzca ahora?

“No creo, pero tampoco lo descarto como imposible. Pero quiero decir que es muy, muy difícil”.

-¿Entonces confía más en Aurelio Abreu que en Antonio Alarcó?

“No es que confíe más. La persona en la que confío ahora, entre los dos, es en Abreu. En Antonio Alarcó no confío”.

-¿Qué le parece ese famoso acuerdo entre Valbuena y Alarcó de la noche de las elecciones?

“No lo conozco”.

-¿Y el PSOE no se ha justificado?

“No lo he pedido, no lo conozco ni me interesa. Sé de dónde parte y de qué parte, por eso hablaba de deslealtad. Ese acuerdo se empieza a elaborar seis meses antes de finalizar el mandato anterior, cuando estaban en el Gobierno. El PSOE no tenía que mantener lealtad, pero el PP sí tenía la obligación de ser leal y no lo fue”.

-Me imagino que ya en CC estarán perfiladas las áreas de los consejeros…

“Lo tenemos perfilado todo, y el pleno es el viernes, y ahí se dará a conocer. Como aún puede haber ligeros cambios, prefiero no decirlos”.

-¿Finalmente la portavocía será de Cristina Valido?

“Sí, y probablemente Carlos Alonso sea portavoz adjunto”.

-La pasada semana se hacía publica una carta de Vicenta Díaz en la que se le acusaba de una serie de irregularidades…

“Para mí ha sido muy triste. Vicenta Díaz entró en coma el viernes a las 11 de la mañana y el viernes a las siete de la tarde estaba Antonio Alarcó deseándole mejoría, sabiendo que le quedaban pocas horas de vida. Y 24 horas antes fue publicada la carta cuando estaba en estado de precoma o muy próxima, es decir que probablemente no era consciente. No he visto esa carta. Creo que determinados personajes han intentado utilizar a una persona, a la que yo le he tenido mucho cariño, que ha sido leal con el Cabildo, por encima de su lealtad al PP, para intentar desprestigiar a una persona. Pero llegaremos hasta el final, sabremos quién escribió la carta, cómo, por qué y sí puedo decir que la inmensa mayoría de las cosas que se reflejan son falsas. Me atrevería a afirmar que no ha sido escrita al 100% por ella”.

-¿Se presentará al Senado?

“No lo sé. A mí me hace ilusión, porque recuerdo con cariño esa etapa, y lo que conseguimos”.