X
POR CASIMIRO CURBELO >

El referente en la defensa de los cabildos

   

La defensa del equilibrio interinsular no ha sido ni es una tarea fácil. Muchos han sido a lo largo de la historia de nuestra región, y muchos son aún, los que esgrimen argumentos como el número de población para justificar su posición a favor de un centralismo. Han existido y existen, sin embargo, otros hombres valientes y tenaces en la apuesta por la igualdad de todos los canarios. Tomás Padrón es uno de ellos.

El que ha sido presidente del Cabildo de El Hierro durante los últimos 28 años es también un referente en la defensa de los cabildos, y fue uno de los integrantes del equipo de presidentes que dijeron basta ya a los planteamientos en los que siempre había más beneficios para las Islas capitalinas, que son mayores, pero sólo por extensión y número de población.
Las siete Islas Canarias forman una única región, en la que todos los ciudadanos tienen las mismas obligaciones y deben disfrutar de los mismos derechos. Es obligado, por tanto, asegurar la misma atención, al menos en lo que a servicios básicos se refiere, y a ello nos hemos dedicado con ahínco algunos, entre los que destaca Tomás Padrón, que es, además, un gran defensor del Plebiscito que a comienzos del siglo XX promovió Manuel Velázquez, y a través del que se consiguió que no sólo Tenerife o Gran Canaria, sino también El Hierro, La Gomera, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura, tuvieran voz y voto allí donde estuvieran representadas.

Justo y merecido ha sido, por tanto, el homenaje que le rindió la Federación de Cabildos (Fecai) a principios de esta semana, igual que justo y merecido es que todos los isleños, y especialmente aquellos que hemos nacido en las mal llamadas islas menores – apelativo que se debe a la aludida falta de voz y voto en el Ejecutivo central -, reconozcamos el valor de hombres como Tomás Padrón que ha decidido decir adiós a la política activa en el Cabildo herreño. El pasado martes se celebró la última Fecai con la participación de Tomás Padrón, que también deja de ser presidente insular con el inicio de la nueva legislatura, pero su legado no caerá en saco roto, pues todos los representantes insulares nos hemos comprometido a mantener la lucha por el reconocimiento efectivo de los Cabildos como instituciones de la Comunidad Autónoma y órganos de gobierno, administración y representación de cada isla.

No puede ser de otra forma. La fragmentación del territorio así lo ha impuesto, pues siempre ha sido, es y será más fácil acudir a la administración de nuestra isla, que desplazarse en barco o avión para ir a un centro regional.
Y a nadie se le escapa, además, que han sido precisamente los Cabildos los motores principales del desarrollo y la dotación de infraestructuras y equipamientos en cada una de las islas.

Tomás Padrón ha trabajado en esa línea y lo ha hecho bien, ya que no sólo ha conseguido dotar y asegurar calidad de vida para los habitantes de su Isla, sino que también ha marcado las pautas de un modelo de desarrollo sostenible, que aprovecha la tradición y también los nuevos avances y potencialidades de la sociedad moderna, para contribuir a la cohesión territorial y mejorar la calidad de vida de El Hierro y, por tanto, de Canarias.

Los objetivos se repiten en todas las Corporaciones insulares, y es que, como el mismo ha asegurado muchas veces, los Cabildos son piezas fundamentales de la política administrativa, cultural, económica social y política del Archipiélago y es necesario potenciarlos al máximo. Debemos hacerlo, no obstante, desde el diálogo y el entendimiento con los Ayuntamientos y el Gobierno de la región, de modo que definan y ajusten competencias y financiación, para optimizar los recursos disponibles y entre todos lograr el progreso al que aspiramos.

La Fecai no escatimará esfuerzos para conseguir el objetivo, igual que estoy convencido de que, del mismo modo que lo has hecho tú, Tomás, todos y todas las presidentas y los presidentes, junto con las consejeras y los consejeros de Cabildos, que estos días iniciamos una nueva legislatura, trabajarán y trabajaremos con tesón y constancia para lograr las mejores oportunidades para todos y cada uno de los ciudadanos a los que representan.