X
MEDIO AMBIENTE >

El turismo verde, aún sin explotar

   

El turismo natural es un recurso que no tiene fin, resaltan algunos expertos. | DA

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

“¿Por qué hace falta que venga alguien de fuera para valorar y aprovechar lo que hay en Canarias?”. Esta pregunta se la hacía Antonio Aguilera, economista y socio de I+3 consultores, una empresa de Sevilla que se dedica al asesoramiento y consultoría de empresas comprometidas con el medio ambiente. Aguilera es uno de los ponentes participantes en las IV Jornadas Medioambientales de la Isla Baja, que en esta edición llevan como título Ecoturismo, una herramienta de desarrollo económico para la conservación de la biodiversidad, y asegura que no sólo en Canarias, sino en el resto de España, no hacemos valer nuestra ventaja competitiva”.

“Tenemos gente valiosa, buenos productos, un potencial importantísimo y somos un destino turístico de los más consolidados”. “Sin embargo, no somos nosotros quienes aprovechamos estas ventajas; lo hacen otros”. Ahora que se ha demostrado que el crecimiento y el desarrollo económico a través de ladrillo no es el adecuado, es hora de que valoremos lo que tenemos delante de nuestros ojos y le saquemos partido”.

El turismo natural es un recurso que no tiene fin, si se hace de una forma respetuosa y que repercuta en el cuidado del medio que es lo que va a seguir en su sitio siempre. “Ha estado desde siempre delante de nuestros ojos y no lo hemos visto”, comenta Aguilera.

Todo un potencial

Antonio se refiere al potencial natural y cultural que existe en Canarias, con atractivos suficientes para atraer a un público, quizá por ahora, no muy mayoritario pero con un perfil cultural medio alto y capacidad económica similar y lo que es también muy significativo, con un alto interés en conocer el entorno natural. La potenciación de este tipo de turismo natural caza con las líneas estratégicas para el turismo que se han marcado desde el Gobierno de Canarias y que apuntan a la diversificación de negocio en este sector, aunque lo cierto es que para los emprendedores ecológicos, existen muchos impedimentos administrativos que les hacen difícil la puesta en marcha de sus negocios, según aseguró Antonio Aguilera.

Emprendedores

Y como se trata de que sean los propios canarios los que desarrollen su economía, estas jornadas van dirigidas a emprendedores, y se les dan las claves y los ejemplos de otras experiencias en distintas ciudades de España para construir empresas viables que al mismo tiempo aprovechen y sean respetuosas con el medio ambiente.
Una de las experiencias más cercanas es la de Birding Canarias, empresa dirigida por Juan José Ramos Melo, que además organiza las jornadas.

Con un ordenador, conexión a Internet y amor hacia el medio natural está en proceso de consolidación como guía de turistas atraídos por las aves y la ornitología. Así como las aves, Canarias cuenta con muchos otros atractivos singulares y endemismos para atraer al turismo especializado deseoso de tener en exclusiva experiencias irrepetibles en otros lugares.
Romper el mito

“Hay que romper ese mito de que aquí no se puede hacer y esperar a que venga un turoperador alemán a contratar a guías locales para sacar a los turistas que están yendo a ver naturaleza”, dice Antonio.

“Porque es el canario el que aporta el valor y el que da el servicio al turista y no tiene por qué esperar a que nos lo ponga un turoperador europeo porqué no soy yo el que lo hago”, apunta.

“Lo que se tiene que hacer es potenciar los valores genuinos y enfocarlos como una experiencia que sólo se va a poder disfrutar aquí”, opina Jaume Reus, ambientólogo que desarrolla su labor profesional como científico en el Parc Natural S’Albufera de Mallorca. Uno de sus objetivos en la actualidad es intentar paralizar un proyecto de construcción de un campo de golf en una zona anexa al parque en donde existe flora endémica, “porque un campo de golf puede estar en cualquier parte, pero esas especies vegetales no”, argumenta.

Valores

Canarias tiene biodiversidad, especies vegetales, paisajes, geología, volcanes, yacimientos arqueológicos, especies marinas etc. y todas estas características pueden convertirse en productos atractivos dirigidos a un turista naturista que además, tiene como valores el respeto y el deseo de conocer el medio, la cultura y las tradiciones de los lugares que visita.

Juan José Ramos indica que se trata de “conservar la biodiversidad que poseen las Islas a través de la mejora de la calidad de vida de la gente para revalorizar el medio ambiente”.

Las jornadas cuentan con una parte teórica y otra práctica. En la práctica, “hemos querido enfocar la emprendeduría hacia el negocio exclusivamente privado y que no necesite de subvenciones para su desarrollo, porque cada vez es más complicada la consecución de ayudas y no todo el mundo tiene acceso a ellas”.

Por otra parte, “nuestro objetivo es fomentar el empleo verde y enseñar a explotar los recursos naturales y explotarlos garantizando su conservación es lo que marca la diferencia”.

Mentalidad de respeto

Algunos de los casos de éxito que se expusieron en las jornadas, refrendan la idea de que es posible crear negocio con una mentalidad de respeto al medio. Jaume Reus comentó que en la actualidad se están poniendo sobre la mesa diversas ideas de turismo ecológico para su desarrollo dentro de parques naturales protegidos.

Lo que se oferta es una manera diferente de hacer las cosas. Por ejemplo, con un modelo arquitectónico tradicional combinado con otros factores que no ofrezcan otros, ya se tiene un producto que vender.

Productos ecológicos

En Andalucía una empresa lleva ofreciendo años caviar ecológico y son líderes en el sector. También existe una finca en Almería que fabrica aceite de oliva ecológico. Se trata de una finca que no necesita insumos ni energía para funcionar y genera más energía de la que consume. Los tractores funcionan con el desecho de las moliendas de aceitunas, los sistemas de riego, generan minienergía hidráulica y todos los techos tienen placas solares.

El abono de los olivos son los excrementos del ganado que está en la finca. Tienen cerrado el círculo, y se han lanzado además, al ecoturismo para enseñar lo que hacen y cómo lo hacen a través de la construcción de casas rurales que a fecha de hoy tienen casi todo el verano reservado. En realidad, dice Aguilera, no han inventado nada nuevo, pero es una innovación.

[apunte]

Una idea firme:a ponerla en marcha

Poner en marcha un negocio ‘verde’ con los tiempos que corren no es tarea fácil. Pero para quien decida hacerlo, Antonio Aguilera, economista y consultor en este sector, recomienda que cuando se tenga una idea hay que ir a por ella. Desde una pequeña agencia de viajes de turismo alternativo hasta una pequeña industria artesanal alimentaria. Aunque existen muchas dificultades, sistemas burocráticos muy complejos y mercado de financiación terrible que hace que peligre la viabilidad del negocio, Aguilera asegura que hay una clave fundamental que es el perfil de emprendedor decidido y convencido con un modelo de negocio muy claro; qué quiere y cómo construirlo. Todo lo demás es secundario.

Uno de las barreras con las que se encuentra este tipo de emprendedores es que se embarca en el viaje solo y con un perfil muy concreto de amante de la naturaleza, pero se le escapa la parte tecnológica y administrativa que todo negocio debe tener. Antonio explica que estas personas generalmente tienen ‘alergia’ a las nuevas tecnologías y no se apoyan en nadie que solucione esta carencia. Lo ideal es asociarse y que cada perfil se complemente. Con un itinerario atractivo, los permisos correspondientes y un ordenador, se puede comenzar un negocio natural, solo hay que tenerlo muy claro. [/apunte]