X
MI AMIGO CICLANO > POR VÍCTOR ÁLAMO DE LA ROSA

Estudiar

   

Ciclano se pasó toda la semana a la caza y captura de un tal Mihaylo y de una tal Macready, que son los analistas de Educación del organismo europeo que está estudiando el sistema educativo canario para ayudarnos, en teoría, a salir de las altas tasas de fracaso escolar que tenemos por estas islas.

El Ciclano los buscó denodadamente y se pasó por el IES La Guancha y por el IES Rafael Arozarena de La Orotava y hasta por el IES Añaza, entre otros institutos de enseñanza secundaria de Tenerife, pero cuando ellos estaban por un lado, él recorría otro, y no quiso la casualidad que se encontraran.

Estaba el hombre con unas ganas locas de hablar con ellos y, como no los encontró, fue a buscarme a mí para desabrochar su verborrea, porque sabe que en mí tiene una oreja fiel. Y es que la gente moderna tiene demasiada prisa y no escucha sino que escacha, y así nos va, le dije, a lo que Ciclano me respondió que a escuchar también se aprende.

Ciclano me dijo que la primera conclusión de los analistas era que hacía falta un cambio educativo importante en Canarias. Y además de importante Ciclano añadió que urgente. Educar no es solo asunto de los profesores, sino de toda la comunidad educativa, esto es, padres, alumnos y administración pública. Cuando Ciclano recorrió los colegios e institutos públicos de Tenerife descubrió que había centros educativos públicos absolutamente ejemplares y realmente magníficos.

En todos ellos comprobó los altos niveles de implicación del profesorado. Si las últimas evaluaciones del sistema escolar canario nos suspenden, sin paliativos, por ejemplo en comprensión lectora y otras habilidades, creo que la verdadera revolución, el verdadero cambio, debería comenzar por el conjunto del profesorado, me dijo Ciclano, y añadió que “solo los profesores pueden impulsar ese cambio”.

Yo añadí que sería ideal que los profesores y equipos directivos que controlan los centros educativos que funcionan bien explicaran a sus homólogos de los centros educativos que funcionan mal y muy mal cómo ha sido su experiencia, cómo demonios han logrado, siendo centros públicos, no solo ser buenos sino ser auténticas referencias educativas de primer nivel. Ciclano me dijo que se había pateado casi todos los centros educativos de la isla y que entre ellos a menudo había diferencias tan grandes que parecían estar en mundos diferentes.

Y que eso no podía ser. Después, el siguiente paso, una vez firmado ese compromiso por parte de los profesores, sería la evaluación de los padres, esto es, que no haya progenitor que se lave las manos y suelte al chiquillo en el cole y se olvide y después, de nuevo en casa, lo deje verse las cuatro horas de televisión diaria que, según las últimas estadísticas, nos metemos entre pecho y espalda los canarios.

Ciclano dijo que le gustaría ver una respuesta inteligente en el profesorado canario y capacidad de autocrítica, porque ellos también han salido suspendidos en estos estudios, y que iniciaran esa revolución, que no miraran para otro lado y le echaran toda la culpa a la Consejería de Educación y al Gobierno, sino que estén por encima de ellos y nos demuestren lo mucho y bueno que es capaz de hacer un profesor en el aula.

Por esta vez, el tópico es cierto: el futuro de Canarias está en manos del profesorado. Pueden inspirarse, en fin, en la figura de aquel maestro ejemplar que todos tuvimos alguna vez en nuestra vida y que con el vértigo de su compromiso y el sabor de sus enseñanzas nos cambió para siempre, Ciclano dixit.

www.victoralamodelarosa.com