X
EL DARDO > LEOPOLDO FERNÁNDEZ

Funcionarios

   

Con la que está cayendo sobre el país y sobre las corporaciones locales, eso de contratar un promedio de 70.000 funcionarios al año es la antología del disparate económico. Así se explica que hayamos llegado a convertirnos en un país de empleados públicos, de los que ya existen 3,18 millones en las distintas administraciones y empresas públicas. Lo cual equivale al 15% de los trabajadores en activo y sus retribuciones, al 26% del gasto público total del país. Según la Fundación de las Cajas de Ahorro, sólo en la última década el empleo público ha crecido un 28,2%, lo que ha tenido el efecto de que la plantilla total de estos profesionales supere la de los demás sectores productivos, incluidos el comercial y el industrial. Entre los años 2000 y 2010, que coincidió con la transferencia a las comunidades autónomas de las competencias educativas y sanitarias, las administraciones contrataron a 700.000 personas, de las cuales dos tercios lo hicieron las autonomías y el resto, los ayuntamientos. Sólo desde que empezó la crisis en el tercer trimestre de 2007 y hasta el fin de igual periodo de 2010 el empleo público creció en 244.000 puestos de trabajo, de los que 125.711 fueron a parar a Andalucía, 123.711 a Cataluña y 77.581 a Madrid.

Se trata de las comunidades autónomas con mayor déficit y que serán las que más ajustes y recortes de personal deberán introducir vía gasto corriente en próximos ejercicios; en realidad deberán hacerlo la mayoría de las autonomías pues todas ellas, salvo Aragón, Extremadura y La Rioja, están creando empleo indefinido. No sé si, como afirma la CEOE, sobran al menos 150.000 funcionarios, pero lo que sí está claro es que el marco económico competitivo al que aspira España es incompatible con tanto empleado contratado alegre y amigablemente y tanta duplicidad y aun triplicidad de competencias en los distintos escalones de las administraciones. ¿Es lógico, por ejemplo, que mientras las empresas privadas destruyeron el año pasado más de 230.000 empleos durante ese tiempo el aparato público creara 98.000 puestos de trabajo? En Canarias la situación es también dramática porque aquí residencian, según los últimos datos conocidos, 130.157 empleados públicos de los que 60.992 corresponden a la comunidad autónoma, 39.180 a municipios y cabildos, 26.578 a la Administración central y 3.407 a las universidades canarias. Para dar y tomar, dicho sea con todos los respetos. Así que han de venir despidos, jubilaciones anticipadas, reducciones en la contratación, etc. para no tener que suspender pagos. Y es que todo dislate administrativo, más si sale de regla, recibe su corrección más pronto que tarde.