X

Guachinches y casas de comida

   

Más de un atrevido, o indiscreto como dirían en La Palma, se ha lanzado alguna vez a decir que ya en La Laguna no hay dónde comer, y hasta qué comer, permitiéndome la licencia.

A éstos les invitaría yo a que se recorriesen las calles del centro de La Laguna y de barrios como el Coromoto o Las Mercedes y encontrarían desde la tasca de buena mesa con menú a la medida de la presencia, y hasta nuestros guachinches y casas de comida de siempre.

Tuve la suerte esta semana pasada de pararme en una de ellas –no se lo digan al guardia-, en plena Plaza de La Milagrosa, en Casa Telesforo, que puede ser un ejemplo, porque hay muchas más, y cada cual mejor.

Y fíjense, que anoten esos “indiscretos”, se come igual que se comía cuando iba hasta allí de la mano de mi señor padre y no llegaba yo a la barra de mármol de don Telesforo.

Así son las cosas, La Laguna sigue vendiendo sus buenas viandas, que salen de la tierra, en sus guachinches, casas de comida, tascas y restaurantes, porque en esta tierra, otras cosas a lo mejor no, pero comer sí sabemos dar de comer y además por módicos precios, según lo que se tenga en el bolsillo.