X
ECONOMÍA >

La administraciones canarias deben unos 451 millones a los autónomos

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Las administraciones públicas de Canarias deben 450,7 millones de euros a los empresarios autónomos, que han anticipado 29,8 millones del Impuesto General Indirecto (IGIC). Ese dato lo adelantó ayer a este periódico el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor.

La morosidad en el global de España está cifrada en 14.000 millones de euros. En todo el país, los autónomos han desembolsado 1.638 millones en concepto de IVA. “Ese dinero lo entregamos cuando hacemos la factura, no cuando la cobramos”, explicó Amor.

En España, el periodo medio de pago de las administraciones públicas a los autónomos es de 170 días. Uno de cada cuatro autónomos de Canarias tarda más de 365 días en cobrar. El 60% de los profesionales del Archipiélago sufren la morosidad pública, directa o indirectamen-te, detalló el representante de ATA.

“Somos nosotros los que estamos financiando a las administraciones públicas, y no al revés”, se quejó Lorenzo Amor. “Si a esto sumamos la falta de crédito, la caída de actividad, y encima no cobras, esto se convierte en una bomba de relojería”, alertó.

“En estos momentos, las administraciones están destruyendo actividad económica y empleo”, aseveró. “El principal foco de destrucción de empleo, de autónomos y de empresas, reside en las propias administraciones públicas”, reiteró Amor. “Su morosi-dad está provocando que mucha gente se vaya al paro”, apostilló el presidente de ATA.

Lorenzo Amor resaltó que el grave problema que ahora mismo afecta a los autónomos es que “no hay demanda interna, no hay actividad, no se vende, hay poca actividad económica”. Aparte de eso, añadió, “existe una desconfianza general por parte de los consumidores”.

En relación con la liquidez, a la mitad de los autónomos en Canarias se les está negando el crédito. “Solo uno de cada cuatro obtiene un préstamo sin excesivas trabas”, expuso Amor.

En Canarias están registrados actualmente 105.000 autónomos. “Es verdad que ha habido un leve respiro”, admitió el directivo de ATA. “Si el año pasado hablábamos por estas fechas de un descenso en el número de autónomos, cabe decir que hasta el 31 de mayo han crecido el 45% respecto a los primeros meses del año”. Sin embargo, puntualizó, “las bajas siguen siendo muy elevadas”. El hecho de que haya 45.000 autónomos más lo atribuye ATA a que ha habido 45 altas más que bajas.

En términos medios, ser autónomo -sin asalariados a su cargo y descontando los gastos por actividad- cuesta en torno a 500 euros mensuales entre Seguridad Social y tributos.

Una de las novedades incorporadas al régimen especial de trabajadores autónomos es el derecho al paro, vigente desde el 1 de noviembre de 2010. Con carácter volun-tario, los autónomos disponen hasta el 30 de junio para acogerse al sistema de cotización.

En España son 650.000 los autónomos en paro (el 20%), de los que alrededor de 20.000 proceden de Canarias (en un porcentaje similar).

La ley establece por primera vez la protección por cese de actividad para este tipo de trabajadores.

Los interesados deben dirigirse a su Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social. En una aproximación a la equiparación a los empleados por cuenta ajena, los autónomos podrán beneficiarse de la prestación durante un máximo de doce meses en función de los periodos de cotización efectuados dentro de los 48 meses previos. Al menos 12 de ellos han de ser continuados e inmediatamente anteriores a la inactividad. Se establecen mejoras en los plazos para quienes hayan cumplido los sesenta años.

La federación quiere estar presente, asimismo, en las negociaciones para introducir cambios en las mutuas durante el trámite parlamentario de la reforma de la negociación colectiva, cuyo decreto aprobó el viernes el Consejo de Ministros.
Precisamente, “más del 95% de los autónomos están mutualizados”; es decir, “más de tres millones de trabajadores”.
En fase de tramitación parlamentaria se encuentra la jubilación anticipada.

Jurídicamente, un autónomo o empresario individual es la “persona física que realiza de forma habitual y personal la actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo y aun cuando utilice el servicio remunerado de otros.

Se presupone esa condición si se regenta un establecimiento abierto al público como propietario, usufructuario, arrendatario o análogos. Su responsabilidad es ilimitada y no hay separación patrimonial.