X
VENEZUELA >

La ausencia de Chávez dispara las conjeturas

   

EFE | Caracas

El Gobierno y los dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) insistieron ayer en sus mensajes sobre la recuperación del presidente, Hugo Chávez, y la oposición en que falta información sobre el mal que aqueja al gobernante.

Tras dos días de conjeturas sobre la enfermedad que mantiene a Chávez convaleciente en La Habana desde el día 10, el Gobierno seguía sin dar detalles sobre la enfermedad del presidente y la oposición acusa al Ejecutivo de ser responsable de la incertidumbre.

La jefa de la bancada del gobernante PSUV en la Asamblea Nacional, Cilia Flores, informó en una declaración pública acompañada por la cúpula del partido y del vicepresidente ejecutivo del Gobierno, Elías Jaua, de que Chávez se comunicó ayer telefónicamente con la dirección nacional de la agrupación.

“Estando en plena reunión [Chávez] nos hizo una llamada y durante un rato estuvimos conversando, recibiendo el reporte de lo que es el trabajo que está haciendo el PSUV”, dijo en rueda de prensa Flores.

La diputada indicó que el presidente estuvo dando instrucciones para el “despliegue” y “movilización” del partido en sus diferentes tareas.

“El presidente en esa llamada ha expresado que, haciéndole seguimiento a todos los mensajes y a todo ese sentimiento del pueblo, ha recibido esos mensajes y nos ha dicho que amor con amor se paga”, agregó.

La diputada socialista denunció un “chantaje no solamente nacional, sino también internacional”, que no especificó, y afirmó que el partido y el Gobierno continuarán con su agenda de trabajo y recibiendo las instrucciones del presidente.

Paralelamente, el ministro de Comunicación, Andrés Izarra, hablaba de tergiversaciones y mentiras que se han difundido en torno a la salud de Chávez, que, reiteró, se recupera “satisfactoriamente” de su operación y regresará “pronto” al país.
El gobernante fue operado de urgencia de un absceso pélvico en la capital cubana, donde se encontraba en la parte final de una gira internacional que le había llevado antes por Brasil y Ecuador, y desde entonces permanece en La Habana.