X
ECONOMÍA >

La Cámara ayuda a deducir hasta el 70% los gastos por innovación

   

Servicio de asesoramiento en la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife. | DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El jueves finalizará el plazo de presentación de la declaración de la Renta y el 25 de julio el del Impuesto de Sociedades, y todos los empresarios individuales y negocios que demuestren que han invertido en I+D+i podrán beneficiarse de las deducciones fiscales más altas, desgravaciones que pueden llegar al 70%.

Convertirlas en realidad es más fácil con el servicio de Deducciones Directas en I+D+i que ha puesto en marcha la Cámara de Comercio, que cubre todo el proceso burocrático de solicitud y tramitación de las ayudas públicas a la innovación.
El servicio ayuda a identificar qué actividades han sido innovadoras dentro del negocio para luego encargarse de todo el trámite burocrático que conlleva la obtención de la deducción fiscal y del cálculo de su importe.

Además, a través de Deducciones Directas, cada empresa dispone de un certificado oficial del Colegio de Ingenieros que le permitirá garantizar el uso correcto de la deducción y, por lo tanto, contará con mayor seguridad y respaldo jurídico en su actuación. El menú de posibilidades es muy amplio, porque las deducciones fiscales se podrán aplicar a gastos e inversiones en innovación en materia de gestión de nóminas, software, subcontrataciones para proyectos de I+D+i, compra de equipos, activos, inmovilización de material e inmaterial y gastos generales, entre otros.

A pesar del esfuerzo de las administraciones públicas por mejorar la competitividad de la economía, el desconocimiento por parte del tejido empresarial de las deducciones fiscales lleva a que Canarias se coloque a la cola en el número de beneficiarios a nivel nacional de esta medida contemplada en la Ley de Economía Sostenible, con apenas un 0,6% de solicitudes.

Tan solo 40 empresas canarias se acogieron el año pasado a las deducciones fiscales por innovación recogidas en el Reglamento del Impuesto de Sociedades (IS), frente a las 6.000 del resto, que se beneficiaron de un ahorro de más de 700 millones de euros.