CONSTITUCIÓN DEL PARLAMENTO > VIII LEGISLATURA

La Cámara se constituye en medio de la ‘indignación’

Los manifestantes fuera del Parlamento | J. G.

YAZMINA ROZAS | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Mientras en el interior del Parlamento de Canarias, en Tenerife, tenía lugar ayer el acto de constitución del Legislativo, unos 40 indignados de la Acampada Tenerife se concentraban en el exterior en señal de protesta. Un acto rodeado por una fuerte presencial policial, con alrededor de unos cien efectivos situados por las inmediaciones del edificio, que impidieron a los manifestantes el acceso a la calle Teobaldo Power, sede del Parlamento.

Los diputados fueron recibidos al grito de consignas como “que no, que no, que no nos representan”; “PP, PSOE y CC, la misma mierda son”, o “Paulino, ladrón, trabaja de peón”. Caracterizados como algunos dirigentes canarios, los manifestantes ironizaron sobre las bondades y virtudes de sus actuaciones políticas.

Una concentración que transcurrió sin problemas excepto por algún encontronazo puntual cuando algunos manifestantes intentaron acceder a la zona del Parlamento por otras calles aledañas y se chocaron con las vallas y la negativa de los efectivos policiales.

La crisis parece haber llegado también hasta el Parlamento, cuya constitución, que arrancó con bastante puntualidad, estuvo marcada por la austeridad, en un acto menos protocolario e institucional, en el que se echó en falta el himno de Canarias, ni se abrieron las puertas principales de acceso al edificio, tal y como en otras ocasiones.

Los diputados sacaron sus mejores galas y alguno hasta aprovechó la ocasión para dejar bien clara la lealtad a su partido, como la popular María Isabel Oñate, que vestía con los colores del PP, azul y blanco, y llevaba una chapa con la reconocible figura de la gaviota.

Antonio Castro (izquierda) y José Miguel Pérez, ayer en el Parlamento de Canarias. | EFE

La única falta fue la del nacionalista Fernando Bañolas, quien cesó como consejero de Sanidad para poder acceder, el pasado lunes, a su cargo como consejero en el Cabildo de Gran Canaria. Ayer se pudieron ver en la Cámara muchas caras nuevas. En CC-PNC-CCN se estrenaron 11 diputados del total de 21 con los que cuenta; el Partido Popular (PP), nueve de 21, y el PSOE, seis de 15.

Caras nuevas como la del nacionalista Víctor Chinea, por La Gomera; la popular exalcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria y posible candidata del PP como senadora de la Comunidad Autónoma, Josefa Luzardo, o el socialista Alpidio Armas, por El Hierro, entre otros.

Quien vuelve al Parlamento tras dos legislaturas ha sido el expresidente canario Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias, formación que se estrena en la Cámara con tres diputados.

Después de 18 años cambian las tornas, el PP se sienta en la oposición, mientras que el PSOE comparte gobierno junto a CC. La configuración de la Mesa del Parlamento promete reuniones intensas. Caracteres tan fuertes como Antonio Castro, que repite como presidente, Julio Cruz y Manuel Fernández, como vicepresidentes, y José Miguel González y Águeda Montelongo, como secretarios, garantizan debates vehementes.

Como anécdota, la primera protagonizada por Castro nada más iniciar su segundo mandato. El presidente del Parlamento procedió a levantar la sesión sin declarar antes la constitución de la Cámara autonómica. Un despiste que solventó al momento.

Así terminaba la sesión y los diputados se tuvieron que volver a enfrentar a las consignas de los indignados, quienes los despidieron al grito de “van a salir los políticos, cuidado con las carteras”, o “políticos corruptos, no nos representan”. Ninguno abandonó el edificio sin su tradicional bolsa de regalos. Este año contiene un libro, una caja con la medalla y un móvil Iphone 4.