X
ECONOMÍA >

La Comisión pide a Zapatero que apriete más y gaste menos

   

José Carlos Francisco, presidente de CEOE-Tenerife. | DA

R. D. G. | Santa Cruz de Tenerife

La Comisión Europea, el Gobierno de los 27 estados miembros de la UE, mantiene, como es su función, en especial en la zona euro (países con moneda única), la vigilancia extrema sobre las políticas económicas y financieras del grupo de estados con dificultades, entre ellos, aunque al margen de la terna de los ya intervenidos (Grecia, Irlanda y Portugal), España.

El Ejecutivo comunitario lo tiene muy claro, y sobre todo no desea que se rebaje la tensión en torno a la consecución de los objetivos marcados de déficit público para el bienio 2011-2012.

La Comisión Europea no se anda con chiquitas y quizá por ello, para evitar males mayores y siempre según la doctrina al uso en las instancias comunitarias, pone de forma continua sobre la mesa una serie de recomendaciones, de manera que los gestores de las áreas económicas de los países que están al límite, o sea, con problemas, no se distancien un ápice del camino que el Gobierno comunitario entiende como única opción para llegar al punto en que se pueda recoger el premio. Éste no es otro que el saneamiento de las economías de esos países, su reestructuración y la vuelta al crecimiento sostenido en el tiempo, para así regresar a la creación de riqueza y combatir las elevadísimas tasas de paro que se están dando en este en-torno, también en España, con índices de desempleo sobre la población activa del 20%.
Las indicaciones de la Comisión son las de casi siempre, y éstas, al menos en varios capítulos, calcan las demandas servidas día tras día por las principales patronales de España, como es el caso de la CEOE-Tenerife.

Esta institución empresarial apoya las consignas del informe de recomendaciones emitido por Bruselas en fecha reciente, en el que se opta por otra vuelta de tuerca en las políticas restrictivas y de control del gasto público y se abre la mano a la rebaja de las cotizaciones a la Seguridad Social. A la vez se impulsa y se pide con insistencia una reforma urgente del mercado laboral español.

El citado documento de la Comisión Europea subraya la necesidad de que los países atacados o con problemas más acusados aseguren a toda costa los objetivos de déficit, que son irrenunciables para 2011 y 2012.

A esta petición se añade una retahíla de medidas, todas ya propuestas, formuladas o al menos apoyadas por la patronal CEOE, como son la necesidad de adoptar reformas en el sistema de pensiones (que se deben sumar a los cambios ya practicados de forma reciente), de reforzar la reestructuración en curso de las cajas de ahorro españolas, de reducir el nivel de las cotizaciones a la Seguridad Social y de evaluar las reformas del mercado laboral y de las políticas de empleo.

Todas estas acciones son bien vistas por la organización CEOE-Tenerife, principalmente las que tienen que ver con la introducción de cambios en el mercado laboral (está en marcha la reforma de la negociación colectiva), con la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social y con el capítulo vinculado a la puesta en marcha de muchas más iniciativas liberalizadoras.