X
TRIBUNALES >

“La crisis impone que las hipotecas se transmitan a la generación siguiente”

   

Rafael Fernández, magistrado del Tribunal Supremo. | DA

EVA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

El magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo Rafael Fernández Valverde desentraña los entresijos de la venta extrajudicial ante notario, una fórmula que pocos conocen y que resulta más barata y ágil de resolver en el tiempo que la vía judicial tradicionalmente utilizada para subsanar el impago de deudas hipotecarias. Hoy ofrece, en la Cámara de Comercio de Tenerife, la conferencia inaugural de las II Jornadas sobre Ventas Extrajudiciales ante Notario, organizadas por el Colegio Notarial de Canarias.

-¿La venta extrajudicial es muy común en la sociedad o aún hay mucha gente que carece de esta información?

“No es suficientemente conocida. De ahí el acierto de estas jornadas para su difusión”.

-Desde el punto de vista judicial, ¿cómo se suele resolver este tipo de casos? ¿Favorablemente para el deudor? ¿Para el banco?

“Es una venta que supervisa el juzgado, pero al órgano jurisdiccional no le corresponde la fijación definitiva del precio. Hay una peritación previa, pero al final prevalece la ley de la oferta y la demanda”.

-¿Cuál es el perfil medio de las personas que no pueden hacer frente a su hipoteca y que acuden a la vía judicial?

“La realidad social nos describe a una pareja situada entre los 30 y 40 años, que constituyeron una hipoteca sobre la base de dos sueldos fijos y que, sin embargo, han pasado a la situación de paro y a los que los sistemas sociales de protección no les alcanzan para hacer frente a la deuda hipotecaria”.

-El delegado de Ausbanc en Canarias, Jerónimo Barrera, dice que el 20% de la población isleña deberá abandonar su hogar en los próximos años por no poder hacer frente al pago de su hipoteca. ¿Qué datos maneja usted con respecto a otras comunidades autónomas?

“Las cifras de Ausbanc, de ser ciertas, me parecen terroríficas. Es verdad que los inmuebles han bajado de precio, pero no lo es menos que siguen teniendo un valor. En situaciones como la presente no sería disparatado pensar en algunas técnicas de espera en el pago de las deudas hipotecarías. Hay países en las que las hipotecas se constituyen a muchos más años. La crisis parece que impone que la carga hipotecaria se transmita a la generación siguiente”.

-Según José Ignacio González, director de las jornadas y notario de Telde (Gran Canaria), los inmigrantes se preocupan más por pagar sus hipotecas. ¿Qué opina usted?

“Por mi experiencia personal, coincido con el director de las jornadas. La inmigración que se estable en España es bastante prudente en esta materia de contraer deudas, y muy solidaria en el ámbito familiar”.

-¿Cree usted que debe cambiar algo en la ley actual?

“Sin duda. Yo apelo a la imaginación de la clase política para afrontar una realidad evidente en una situación de crisis. Los juristas, judiciales y no judiciales, podemos aportar nuestra experiencia. Nos consta la existencia de una comisión especial en el Congreso de los Diputados y en algunos parlamentos autonómicos, pero las modificaciones legislativas y la flexibilidad bancaria con el aval de organismos públicos podían ser una vía para evitar males sociales de otra índole más compleja”.

-¿Puede resumir las claves de su conferencia inaugural?

“En síntesis, la primera intervención de las jornadas está preparada para difundir el procedimiento de venta de bienes inmuebles, que tiene como característica esencial que se desarrolla ante un fedatario público, ante un notario, sin necesidad de la intervención judicial. De todos es conocida la sobrecarga que pesa sobre los juzgados -en este caso, de primera instancia-, por lo que el procedimiento supone una alternativa válida que puede contribuir a la agilización judicial. Obviamente, la intervención notarial dota al procedimiento de todas las garantías jurídicas. Se trata de la venta de un bien inmueble, sobre la que pesa una hipoteca a la que no se puede hacer frente. No entramos en cuestiones con una repercusión social importante. Lo que pretendemos es contribuir, desde una perspectiva jurídica, al conocimiento del mencionado procedimiento, que nos parece útil”.

-Muchos ponentes de estas jornadas coinciden al afirmar que la venta extrajudicial ante notario es un proceso más barato y más rápido que la vía judicial. Además, aseveran que descongestiona los juzgados. ¿Usted qué cree?

“Como ya he manifestado, la notaría de este país, en este procedimiento, como en el resto de sus variadas actuaciones, es plenamente garante de los derechos de los que concurren ante ella. En la justicia -y en concreto, en el ámbito civil de litigios entre partes- estamos obligados a buscar mecanismos de mediación, de arbitraje y de colaboración que dejen en los juzgados sólo aquellos asuntos en los que el pronunciamiento judicial resulte im-prescindible. La reciente reforma procesal por la que se dota a los secretarios judiciales de unas funciones importantes en el ámbito procedimental va igualmente en esa línea”.

-La tasa de inmigración es bastante relevante en Canarias. En estas circunstancias, cuando un inmigrante quiere abandonar España para volver a su país, ¿es común que se le perdone la deuda?

“Las hipotecas no entienden de nacionalidad ni de inmigración. Si me permite la expresión, no tienen corazón ni, en principio, sensibilidad social. Son deudas con independencia del lugar, del tiempo y del color”.