X
SUR >

La ermita centenaria de Alcalá, derribada pese al rechazo vecinal

   

VICENTE PÉREZ | GUÍA DE ISORA

La ermita de Alcalá, que databa de principios del siglo XX pero que no tenía ninguna protección legal, ya es historia. El Obispado la ha demolido esta semana para levantar en su lugar una iglesia mayor, que se financiará con la construcción, en las plantas inferiores del solar, de aparcamientos y locales comerciales.

Una decisión que se ha topado con el rechazo de la Asociación de Vecinos Caluca y de numerosos habitantes del barrio, que ahora acusan al párroco de haber incumplido el compromiso, que adquirió el pasado fin de semana, de aplazar el derribo al menos hasta que el martes se produjera una reunión con representantes del barrio en busca de un mayor consenso sobre este proyecto. El sábado pasado, un centenar de vecinos manifestó en asamblea su oposición a que se tirara la iglesia.

Este colectivo vecinal presentó en 2004 al Obispado un proyecto que pasaba por restaurar el templo, cerrado desde hace seis años por tener una cubierta deteriorada, y ampliarlo con una nueva nave. “Jamás desde el Obispado o la Comisión Pro Templo comentaron nada sobre la alternativa que se había elegido; se han recaudado fondos, pero nunca nos informaron de qué se iba a hacer, hasta que hace unos días se valló la zona y han tirado la iglesia”, manifestaron desde la directiva de Caluca, que se quejó además de que, con la demolición, “el párroco ha faltado a su palabra, ha falseado sus propio compromiso de que no se movería ni una piedra hasta reunirse con los representantes vecinales este martes”. Le realidad es que ese día, a las 19.00 horas, llegó la maquinaria pesada al lugar y el templo ya está en el suelo.

Algunos vecinos han apelado al valor sentimental e histórico que tenía este templo, al ser un elemento identificativo del núcleo original de Alcalá, si bien no estaba catalogado entre los inmuebles protegidos, al considerarse que no reunía valores históricos o artísticos.

Por todos estos hechos, la asociación vecinal presentará un escrito al Obispado pidiendo el traslado del párroco. “Un sacerdote que falta a su palabra no puede continuar al frente de esta parroquia”, manifestó ayer la directiva de la asociación. Además, la directiva de Coluca ha convocado para el próximo sábado una asamblea abierta a todo el vecindario para abordar lo sucedido. El acto tendrá lugar en el centro cultural de Alcalá, a las 20.00 horas.

Estos vecinos explican que el proyecto elegido costará unos 3,5 millones de euros, y muestran sus dudas sobre la viabilidad económica de la operación urbanística promovida por el Obispado, que incluye la compra de los locales comerciales y los aparcamientos por inversores “que de momento nadie conoce”. De hecho, según esta asociación ciudadana, cerca de este solar existe un moderno centro comercial con muchos locales en venta.

El proyecto presentado por el barrio en 2004 hubiera ampliado la ermita sin derribar la estructura original, construyendo una nueva nave que se comunicaría con la antigua. Entonces el Ayuntamiento de Guía de Isora accedió a financiar en tres años los 500.000 euros que costaba ejecutarlo, según indicaron las referidas fuentes vecinales. Este diario pidió al Obispado su versión sobre este asunto, aunque no recibió respuesta durante el día de ayer.

¿Se puede restaurar?

La Asociación Caluca indica que una reciente reunión con vecinos de la zona, el arquitecto autor del proyecto que promueve el Obispado reconoció que las paredes no estaban en mal estado y que el techo se podía restaurar, aunque el coste sería elevado. Sin embargo, el Obispado ha sostenido siempre que no solo el estado del techo sino el de las paredes hacían inviable la reforma.