X
CD TENERIFE > ACTUALIDAD

La exitosa fórmula del Udinese y del Granada

   

EFE | Granada

El italiano Gino Pozzo, propietario del Udinese, y el murciano Quique Pina, presidente del Granada CF, han demostrado el éxito de una fórmula novedosa en el fútbol: la conexión entre dos clubes de distintos países mediante la cesión de futbolistas.

Cuando Pozzo y Pina presentaron hace un par de veranos su ambicioso proyecto para el maltratado y ruinoso club andaluz y pronosticaron que estarían en tres años en Primera y en cinco jugando competiciones europeas, eso sonó a fuegos de artificio para los más cercanos a una entidad que acumulaba más dos décadas sin pisar Segunda División y más de tres sin competir con los mejores. Pero en dos años se ha obrado el milagro, convirtiéndose el Granada en el único club que en el siglo XXI enlaza dos ascensos seguidos desde Segunda B a Primera.

Pina, asistente en España para asuntos deportivos durante muchos años del Udinese, propuso la asociación a los Pozzo, Gino y su padre Giampaolo, que llevaban tiempo buscando un club nacional con el que colaborar y que sirviese de escaparate para muchos de los alrededor de cien jugadores que tiene en nómina el conjunto transalpino. La fórmula es simple. El Udinese presta al Granada, y en algunos casos hasta paga sus salarios, jugadores con proyección que no tienen sitio en su plantilla pero que están más que sobrados para competir con los granadinos.

Futbolistas como Nyom, Siqueira, Dani Benítez, Orellana, Ighalo, Mensah, Geijo y Rico, claves en el ascenso rojiblanco y que ya cuentan con ofertas de varios equipos españoles de Primera y de otros países europeos, pertenecen al Udinese, que ha multiplicado por mucho su valor cediéndolos en el Granada.

Cuentan que los Pozzo son los únicos dirigentes europeos que ganan dinero en el negocio del fútbol gracias a su extraordinario ojo para reclutar a muy bajo precio jóvenes valores de cualquier parte del mundo que luego venden a precio de estrella mundial.

La gloria alcanzada en solo dos temporadas por el Granada como club satélite del también triunfador Udinese es la que buscan ahora otros históricos del fútbol español.