X
VÉRTIGO > POR JOSÉ CARLOS ALBERTO PÉREZ-ANDREU

La pelotera del PP

   

Con ZP como bufón de la corte, el movimiento 15M como una muestra más de la catarsis y la gran barrida en las locales como adelanto, el PP va a dar caña y de la buena. Además, todo parece indicar que la gente quiere follón. Vayámonos preparando para oposición altamente populista y hasta demagoga, pero que sin duda es la que va a exigir el común de los mortales. En importantes escenarios de las islas han ganado y se van a la grada, su situación partidista y la convulsión ciudadana pide jaleo, y el PP ha demostrado que sabe divertirse en estas coordenadas.

Los parámetros socioeconómicos, también en Canarias, son susceptibles de la crítica y hasta de mofa hacia los regidores de diversas responsabilidades. Con cuatro millones de parados y un ZP satanizado por ello, que CC ceda la cartera de empleo a los socialistas, es algo por lo que los populares van a poner el grito al cielo. Tal cual es que en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife la gestión económica también la lleven los progresistas. Que quieren que les diga, si yo fuera del PP (que no lo soy) me daría un gusto tremendo repartiendo estopa a diestro y siniestro. Sueldos, asesores, viajes, coches oficiales…, absolutamente todo será objeto de una rabiosa oposición.

Desde antes que ganara las elecciones en la capital, se especulaba con que Cristina Tavío se iría al parlamento dejando de lado su labor de concejala. Esto no ocurrirá nunca. Máxime, y lo sé de buena tinta, cuando las aspiraciones de Cris pasan por acercarse a liderar el PP canario una vez que, tras las elecciones generales, José Manuel Soria pudiera ser ministro y fijar su residencia en Madrid. A nadie se le escapa que siendo la cabeza de la lista más votada, irse sería disparatado. Por cierto, atención a Ángel Llanos.

Ante el peor presidente de la historia de la democracia como es José Luis Rodríguez Zapatero, ante un momento dramático para la ciudadanía y tras el preámbulo de barrer de cabo a rabo casi toda España, una de las pocas autonomías por conquistar es Canarias. Tal y como lo intentó Soria antes del pacto de CC con los socialistas, la estrategia puede seguir siendo romper a los coalicioneros. O no. De cualquier forma, y con el guirigay que hay montado, la situación pide a gritos irse a las barricadas y bronca, mucha bronca. Y CC vale lo que pesa por su representación en el Congreso (amén de en Canarias), y esa es la línea de flotación que perfilarán los populares como objetivo principal: que la pelotera diaria evite la representación en Las Cortes de CC, fruto de la cual, no nos engañemos, Canarias tiene un pacto de gobierno CC-PSOE y no PP-PSOE.

josecarlosalberto@gmail.com
Twitter @jc_alberto