X
PUERTO DE LA CRUZ >

La Peña de Francia acoge a la asociación de alfombristas

   

La zona de la iglesia aglutinará hoy la confección de alfombras con diferentes materiales. | MOISES PÉREZ

G. GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

Por primera vez en la historia de Puerto de la Cruz se ha creado una asociación de alfombristas en la Peña de Francia. Esta surgió de una comisión organizada para hacer frente a la fiesta del Corpus Christi de este año, con el objetivo de que se confeccionen una gran cantidad de alfombras en torno a la iglesia y no 3 o 4 como se hacía años anteriores, explica el párroco Ángel Castro Martínez.

Con el fin de cumplir este propósito, desde la citada comisión se ha movilizado a hermandades, grupos parroquiales, asociaciones de vecinos y colegios de la zona para que participen de esta iniciativa que se suma a la de los diferentes barrios del municipio.

La respuesta ha sido muy buena, señala el sacerdote y cita como ejemplo que hay comprometidos unos 20 tapices que comenzarán a elaborarse desde primeras horas de la mañana de hoy para que estén finalizados pasado el mediodía.

Aportación de recursos

Los materiales que se utilizarán serán marmolina coloreada, brezo, flores, caucho reciclado y arena, dependiendo del diseño que los participantes hayan elegido. Desde el primer momento e igual que en otras ocasiones, la parroquia ha contado con el apoyo del Ayuntamiento portuense, cuyos responsables políticos se han comprometido a aportar los materiales para la confección de las alfombras. “Y ello es importante porque supone un coste económico que la iglesia no puede afrontar”, señala el padre Ángel Castro.

El recorrido será el mismo que el de otros años. Se iniciará en la calle Quintana, se extenderá también por la calle Iriarte, San Juan, Luis de la Cruz, Bethencourt y calle de la iglesia.

También por primera vez, este año se llevará a cabo una exposición de fotografías de las alfombras y se entregarán diplomas a todos los participantes.

La tradición de las alfombras se asocia con el municipio de La Orotava. Sin embargo, en menor medida, Puerto de la Cruz también la tiene y a lo largo de ciertas calles, los vecinos del lugar confeccionan los tapices para el paso de la procesión del Corpus Christi, que se inicia al término de la celebración religiosa.