X

La polémica de los ‘swap’ llega al Tribunal de Justicia de la UE

   

T. F. / EFE | Santa Cruz / Barcelona

Un juzgado mercantil de Barcelona ha planteado una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para que se pronuncie sobre la legalidad de los swaps, un tipo de pacto financiero o seguro para proteger préstamos hipotecarios frente a subidas de tipos de interés que se caracterizan por su alto riesgo especulativo y que fueron comercializados profusamente por cierta banca española durante los primeros años de la crisis.

En un auto, el titular del juzgado mercantil número 4 de Barcelona mantiene que para firmar un swap denunciado por una pareja que lo suscribió junto a una hipoteca, la entidad financiera no efectuó a sus clientes ni el test de idoneidad ni el de conveniencia.

El auto recuerda que, en el caso de que se considere el swap un servicio de asesoramiento de inversión, la entidad tiene la obligación de informarse sobre dicho producto, la situación financiera y los objetivos de inversión del cliente con el fin de recomendarle los instrumentos financieros que más le convengan, de acuerdo con las directivas europeas.

Sobre la idoneidad

Por este motivo, el juez de lo mercantil pregunta a los tribunales europeos si un swap debe ser considerado un servicio de asesoramiento de inversión y si, en ese caso, la falta del test de idoneidad que prevé la ley “debe determinar la nulidad radical” del producto.

En caso de que no se considere una figura de asesoramiento de inversión, el juez cuestiona si dicho producto debe ser anulado por el mero hecho de haberse suscrito sin el correspondiente test de conveniencia.
El magistrado pregunta además al tribunal europeo su posición sobre las garantías de protección del inversor que deben imperar sobre instrumentos financieros como los swaps.

En España unas 200.000 personas han contratado esos swaps de intereses, de los que se calcula que más de 10.000 fueron suscritos en Canarias. La tendencia mayoritaria en la la Justicia tinerfeña es, hasta ahora, anular los swap al apreciar vicio de nulidad en el consentimiento prestado por los clientes, ya que las entidades no habrían informado convenientemente sobre los mismos.